La Junta se opone a que la Universidad Católica de Ávila se instale en Plasencia

Responsables de la UCAV, el Obispado y el Ayuntamiento de Plasencia, ante la Casa del Deán. :: DAVID PALMA/
Responsables de la UCAV, el Obispado y el Ayuntamiento de Plasencia, ante la Casa del Deán. :: DAVID PALMA

Considera que haría competencia a la UEx al ofrecer las mismas titulaciones y que no generaría riqueza en la región por ser de fuera

CLAUDIO MATEOSPlasencia

La Junta de Extremadura está en contra de que la Universidad Católica de Ávila (UCAV) abra un centro adscrito en Plasencia. Considera que este proyecto, que cuenta con el apoyo expreso del Ayuntamiento y el Obispado placentinos, haría «competencia» a la Universidad de Extremadura (UEx), puesto que la previsión de la UCAV es impartir titulaciones que ya ofrece la pública. Además, el ejecutivo da a entender que, al tener la sede en otra comunidad autónoma, no generaría riqueza en la región.

La opinión de la Junta es más que relevante porque tiene las competencias en educación y cualquier universidad privada que se quiera implantar en Extremadura necesita su visto bueno. Hasta ahora no se había pronunciado de manera oficial sobre el proyecto de la UCAV, anunciado por los responsables de la universidad abulense en junio de 2016, aunque su presentación formal ante las autoridades autonómicas, prevista inicialmente para el pasado otoño, se está demorando a causa de que el Obispado de Plasencia ha permanecido en sede vacante durante cerca de un año.

El alcalde placentino, Fernando Pizarro, ha asegurado varias veces que el proyecto no era visto con malos ojos por el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, que así se lo había hecho saber en diversas conversaciones. Sin embargo, la Consejería de Educación ha manifestado a este diario que «la Junta de Extremadura no es favorable a proyectos de universidades que hagan competencia a la UEx por ser presenciales, ni que sean un centro adscrito a una universidad con sede en otra comunidad autónoma». El rechazo, por lo tanto, es claro.

Como se ha venido informando, el proyecto de la UCAV consiste en abrir un centro adscrito que se ubicaría en dos edificios históricos placentinos de propiedad municipal, que son la Casa del Deán y el Palacio del Doctor Trujillo, antigua sede de los juzgados. El Ayuntamiento los cedería gratuitamente por un periodo no inferior a 50 años a cambio de que la UCAV se hiciera cargo de la reforma necesaria para adaptarlos como centro educativo, una obra cuyo coste se calcula en entre 1,5 y 2 millones de euros. En un principio, tal y como avanzó la rectora abulense, María del Rosario Sáez Yuguero, se impartirían los grados de Educación Infantil y Primaria, y también Psicología, con la posibilidad de ofertar más en un futuro.

A lo largo del último año los responsables de la UCAV han realizado varias visitas a las instalaciones. Sus arquitectos y los del Obispado de Plasencia han elaborado ya los planos en los que se plasma cómo quedaría el centro tras la reforma, con capacidad para 12 aulas. Esos planos se incluirán en el proyecto que la UCAV tiene previsto presentar próximamente a la Junta de Extremadura. Se trata, de hecho, de una de las prioridades del nuevo obispo de Plasencia, el abulense José Luis Retana, que fue ordenado el pasado mes de junio. Se da la circunstancia de que entre las responsabilidades anteriores de Retana figuraba la gestión y supervisión de los centros educativos dependientes de la Diócesis de Ávila, uno de los cuales es precisamente la UCAV.

Humanismo cristiano y clases reducidas

El centro adscrito que la Universidad Católica de Ávila (UCAV) proyecta en Plasencia sería el tercero de esta institución educativa fuera de su sede central, puesto que ya tiene uno funcionando en Valladolid, donde imparte grados de Educación, y otro en Santander, donde se puede estudiar Enfermería. La UCAV fue fundada en 1996 cuando era obispo de Ávila el hoy cardenal Antonio Cañizares, y depende directamente de la Diócesis abulense, en la que ha desarrollado varios cargos relacionados con la educación el ahora obispo de Plasencia, José Luis Retana. El modelo educativo de la UCAV se inspira en el humanismo cristiano y, según destaca su rectora, María del Rosario Sáez Yuguero, apuesta por una «formación individualizada», con tan solo 25 alumnos por clase.

Su idea para Plasencia es abrir un centro adscrito de formación presencial, lo que el alcalde, Fernando Pizarro, considera una oportunidad para atraer estudiantes y profesorado que generen riqueza en la ciudad, y de ahí que esté dispuesto a ceder gratis a la UCAV la Casa del Deán y el Palacio del Doctor Trujillo.

En una entrevista concedida a HOY el pasado mes de marzo, el entonces obispo electo dio prácticamente por hecha la llegada de la UCAV a Plasencia. «Eso ya está iniciado y, en fin, no habrá ninguna dificultad», afirmó entonces. Seguramente no contaba con la oposición que ahora manifiesta la Junta de Extremadura. En todo caso, tanto la UCAV como el Obispado y el Ayuntamiento de Plasencia siguen decididos a sacar adelante el proyecto y presionarán juntos ante el Ejecutivo autonómico para que acabe autorizando el centro adscrito.

La Consejería de Educación, por su parte, argumenta que el proyecto de la UCAV en Plasencia contrasta con los dos que ya se han presentado para universidades privadas ‘online’ en Extremadura, uno por parte de un grupo de docentes de Badajoz y otro por el Instituto Europeo de Posgrado. «La Administración regional sí es favorable a universidades ‘online’ que, además, plantean tener sede en Extremadura y por tanto cotizarán y contratarán en nuestra región», señala la Consejería, que afirma estar trabajando en estos momentos en los expedientes de ambas solicitudes. Para completarlos faltan únicamente los informes de la Conferencia Política Universitaria y del Ministerio de Educación. Después se llevarán al Consejo de Gobierno de la Junta. Si su dictamen es favorable, comenzará el trámite para desarrollar dos proyectos de ley (uno por cada universidad), que luego tendrán que ser aprobados por la Asamblea de Extremadura, tal y como se establece en el procedimiento fijado por la Ley Orgánica de Universidades, que es de carácter estatal.

Por parte de la UEx, la postura manifestada el año pasado por el rector, Segundo Píriz, sobre el proyecto de la UCAV en Plasencia fue que no se opondrá siempre que la oferta educativa sea «de calidad» y «no vengan a engañar». Con respecto las privadas en general que planean implantarse en Extremadura, dijo que sólo son «cantos de sirena» mientras la Junta no las autorice.