La Junta niega que vengan jóvenes a hacer la selectividad por ser más fácil

Estudiantes en la Biblioteca Central del campus de Cáceres ayer por la tarde. /Lorenzo Cordero
Estudiantes en la Biblioteca Central del campus de Cáceres ayer por la tarde. / Lorenzo Cordero

De los 7.853 alumnos que han cursado segundo de Bachillerato, solo 59 procedían de otras comunidades

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Hoy empezarán en Extremadura los primeros exámenes de la Evaluación de Bachillerato para Acceso a la Universidad (Ebau). Un total de 5.107 alumnos se juegan su futuro y lo hacen en un ambiente marcado por las acusaciones que llegan desde otras comunidades autónomas que apuntan a que las pruebas en esta región son más fáciles que en otras. De hecho, hay asociaciones que incluso aseguran que existe turismo académico interterritorial, es decir, familias que se mudan a alguna localidad extremeña y matriculan a su hijo en 2º de Bachillerato para obtener notas más altas en la selectividad.

No es la primera vez que este tipo de sospechas sobrevuelan la prueba a la que se enfrentan los jóvenes de la región que superan Bachillerato. La última en lanzar esas acusaciones ha sido la Asociación por un Acceso a la Universidad en Igualdad, una agrupación creada a finales del año 2016 en Zamora con el objetivo de hacer ver a la sociedad, sobre todo a los padres de alumnos de ESO, que «el procedimiento de acceso a la universidad actual no es equitativo ni justo».

Desde la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura niegan que vengan jóvenes a la región a hacer la selectividad por ser más fácil. Destacan que «ese tipo de afirmaciones no se sostienen y tienen su origen en una campaña de desprestigio que desde algunos ámbitos se viene repitiendo cada año».

Aportan datos. Del total de 7.853 estudiantes matriculados este curso en 2º de Bachillerato en los centros educativos extremeños, solo 59 proceden de otras comunidades autónomas. Eso supone un 0,75%, un número que la propia Junta califica como «insignificante» en relación con el total del alumnado.

Además, en este curso ha descendido con respecto a los tres anteriores. En 2017/18 fueron 98 los alumnos de otras regiones que cursaron 2º de Bachillerato en Extremadura, en 2016/17 la cifra llegó a 87 y en 2015/16 a 95.

En ese sentido también muestra su opinión José Antonio Pariente, presidente del Comité Organizador de la Ebau. «Ese tipo de acusaciones llega normalmente de colectivos de regiones como Castilla y León. En esa comunidad hay intereses porque les estamos quitando plazas a sus alumnos. Hay que tener en cuenta que Extremadura tiene las dos provincias más grandes de España y hay muchos estudiantes de la zona norte, sobre todo de Plasencia, que prefieren hacer Medicina en Salamanca y no en Badajoz».

Niega rotundamente que los exámenes en Extremadura sean más fáciles. «En algunas materias puede darse que los alumnos extremeños obtengan una nota más alta, pero es algo puntual». Aclara que «esas acusaciones no tienen ningún rigor científico».

Asegura que en toda España las pruebas tienen un nivel de dificultad similar. «La matrices de conocimiento están publicadas por el Ministerio y por eso nos guiamos todas las universidades del país», aclara Pariente, quien detalla el modo de elaborar cada prueba en Extremadura. «Existen comisiones permanentes de materias constituidas por profesores de Universidad y de Enseñanza Secundaria que elaboran los contenidos de las distintas asignaturas. Además, hay dos coordinadores que proporcionan cinco exámenes diferentes de cada materia. De ellos, la Comisión Organizadora de la Ebau hace un sorteo del que sale la prueba a la que se enfrentan los alumnos de la convocatoria de junio». Pariente matiza que «luego todos los exámenes se valoran bajo criterios profesionales en todas la comunidades».

Para que el proceso se lleve a cabo de manera satisfactoria y no se registren incidencias participan un total de 220 docentes, entre profesores de Universidad y de Enseñanza Secundaria. A ellos se suman unos 30 miembros del personal de administración y servicios de la Universidad de Extremadura.

«Estamos nerviosos, nos jugamos mucho»

Paula Acedo tiene 18 años, es alumna del instituto Norba Caesarina de Cáceres y estaba ayer apurando las últimas horas de estudio en la Biblioteca Central del campus de Cáceres. «Estamos nerviosos porque nos jugamos mucho», reconocía esta futura universitaria que quiere cursar el grado de Estudios Ingleses en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Extremadura (UEx). Necesita un 10,5 sobre 14 y cree que lo va a lograr. Para ello tendrá que aprobar los exámenes de la selectividad que empiezan este martes y se prolongan hasta el 6 de junio.

Sus compañeros Aitor González y Almudena Barquero, de 18 y 17 años respectivamente, también estaban ayer dando el último repaso. «Me gustaría estudiar Derecho y Relaciones Internacionales o Ciencias Políticas. Aún no lo he decidido porque va a depender de la nota que saque», decía Almudena.

Por su parte, Aitor sí lo tiene claro. «Quiero hacer Ciencias del Deporte en la UEx y necesito un 8,85 sobre 14 para entrar en la carrera. En Bachillerato tengo un 6,5 sobre 10. Creo que podré conseguirlo porque estos exámenes son más fáciles que los que hemos estado haciendo para prepararnos durante el curso».

En total, 5.107 alumnos se han matriculado en las pruebas de la Ebau, según los últimos datos facilitados por el presidente del Comité Organizador, José Antonio Pariente. Son 216 estudiantes más que en 2018, cuando se matricularon 4.891.

Hoy a las 10.00 horas será el examen de Lengua Castellana y Literatura, que inaugurará estas pruebas para cuya realización se han habilitado 12 sedes, dos de ellas en Badajoz, en Industriales con 470 alumnos y Empresariales con 648; otras dos en Cáceres, en Derecho para 519 alumnos y Filosofía y Letras para 441; y otras dos en Mérida, en el Centro Universitario para 492 alumnos y el instituto Santa Eulalia para 313.

En Don Benito la sede será el instituto José Manzano para 327 alumnos, en Villanueva de la Serena el Puerta de la Serena para 349, en Zafra el Cristo del Rosario para 325, y el IES Suárez de Figueroa para 410, en Plasencia el Centro Universitario para 561, y en Navalmoral, el IES Zurbarán para 252.

Como novedad, las pruebas de este año cuentan con un protocolo según el cual la manipulación y distribución de los exámenes se lleva a cabo con rigurosas medidas de seguridad. Los documentos van en sobres sellados y son distribuidos entre las distintas sedes por una empresa especializada. Además, los criterios específicos y generales de los exámenes no se publicarán hasta el próximo viernes, 7 de junio, una vez que hayan finalizado las pruebas. El objetivo es evitar filtraciones como las ocurridas el año pasado que obligaron a repetir exámenes a 4.000 alumnos extremeños.