La Junta autoriza un préstamo de 25 millones para la empresa pública GPEx

Oficinas de la Sociedad de gestión pública de Extremadura (GPEx) en Mérida. :: j. m. romero/
Oficinas de la Sociedad de gestión pública de Extremadura (GPEx) en Mérida. :: j. m. romero

El Gobierno regional señala que permitirá continuar con su actividad hasta que reciba los ingresos por sus encomiendas

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La principal empresa pública de la región se endeuda para hacer frente a sus necesidades de liquidez. La Junta de Extremadura ha aprobado un préstamo de 25 millones de euros para la Sociedad de gestión pública de Extremadura (GPEx), que realiza servicios de apoyo a la Administración regional.

Según recoge el acuerdo de la Consejería de Hacienda, el préstamo deberá cancelarse en un plazo máximo de doce meses. El importe máximo disponible será de 25 millones de euros. El tipo de interés es variable y está referenciado al Euribor a 12 meses (que actualmente está en negativo) más un 0,15%.

La operación fue formalizada el pasado 11 de enero, por lo que previsiblemente se cancelará antes de que termine el ejercicio, con lo que no supondrá un aumento de la deuda de la Administración autonómica.

La cantidad supone un 75% de la cifra de negocio prevista para este año por los encargos de la Junta

La Consejería de Hacienda y Administración Pública señala que esta operación a corto plazo permitirá atender necesidades transitorias de tesorería de la empresa.

GPEx realiza encargos para la Administración regional, que abona una cantidad por cada encomienda. Hacienda explica que, debido a que estos pagos deben ser fiscalizados y auditados, la empresa tarda en cobrar gran parte de los trabajos realizados. De ahí que necesite liquidez para mantener su actividad.

La cantidad obtenida mediante el préstamo permitirá sufragar el 75% de la actividad anual de GPEx. Según recoge la documentación que acompaña al proyecto de Presupuestos autonómicos para el presente año, la empresa pública alcanzará en 2019 una cifra de negocio de 33,4 millones de euros por la prestación de servicios. En cuanto a los gastos, la mayor parte va para personal con cerca de 31 millones de euros. La entidad tiene más de mil empleados.

GPEx se creó en el año 2005 mediante una ley de reordenación del sector público empresarial. Para su funcionamiento adquirió varias empresas instrumentales de la Sociedad de Fomento Industrial de Extremadura, como Centro de Estudios Socioeconómicos de Extremadura, Fomento Extremeño de Infraestructuras Industriales, Fomento Exterior de Extremadura, Fomento de Jóvenes Emprendedores y Fomento de la Iniciativa Joven.

Su objeto social es la realización de todo tipo de actividades de carácter material, técnico o de servicios que le puedan ser encomendadas por cuenta y bajo la supervisión y control de la Junta de Extremadura, sus organismos e instituciones.

Entre 2010 y 2011 se llevó a cabo una reordenación del sector público extremeño, que concluyó con la creación de Extremadura Avante, que recibió varias de las empresas de GPEx. Esta última se mantuvo con sus filiales Gespesa (dedicada al tratamiento de residuos) y Gebidexsa (para la explotación de recintos de uso turístico).

En 2017, último ejercicio con cuentas oficiales, obtuvo unos ingresos de explotación de más de 32,3 millones de euros, un 13% más que en 2016. Pero tuvo un resultado negativo después de impuestos de 312.292 euros. El avance de 2018 arroja un dato positivo de 68.000 euros.

Comisión de investigación

La entidad tenía a mediados del pasado año 58 encomiendas en marcha por un importe de 36 millones de euros. La más destacada, por contar con 5,6 millones de euros, es la dedicada a asistencia técnica en la ejecución del Feader.

Estas cifras evidencian la importancia de GPEx para la Junta de Extremadura, de ahí que en los últimos meses se haya puesto el foco sobre su gestión. En especial en la comisión de investigación abierta en la Asamblea de Extremadura sobre la contratación de personal en las empresas públicas.

Esta iniciativa se puso en marcha por la labor de la empresa pública Gisvesa, actualmente en liquidación, aunque durante las sesiones de la comisión ha aumentado el interés por la labor de GPEx.