Casi un 5% de los jóvenes ha jugado en ludosalas uno o más días a la semana

M. A. MORCILLOMÉRIDA.

Casi todos los jóvenes consultados hacen uso de internet más allá de las tareas de estudio. Y algo más de la mitad pasa más de cuatro horas delante de la pantalla los fines de semana. A lo que dedican más tiempo es a comunicarse a través de aplicaciones de mensajería. Pero, aunque pocas veces aparecen actividades de riesgo como jugar dinero (casi un 14% lo hace), uno de cada cuatro visita páginas de adultos y seis de cada diez hace compras en la red.

Asimismo, el dinero disponible para gastos personales influye mucho en el consumo de sustancias o prácticas de riesgo. Según los datos del estudio, la mayoría de estudiantes dice que dispone de una asignación semanal de cinco euros o menos, siendo un grupo un poco mayor el que percibe unos diez euros. Las asignaciones de las chicas son, en general, inferiores a las de los chicos, ya que la propina media para ellos es de 15,2 euros y para ellas baja a los 13,5.

Los adolescentes también declaran salir hasta horas tardías. Casi la mitad de la población encuestada dice volver más tarde de las 3 de la mañana. Hay jóvenes de 14 años que afirman volver después de esa hora. E incluso hay un 3% que vuelve después de las 8 de la mañana.

Aunque la inmensa mayoría de estudiantes nunca ha jugado dinero, un 18,8% de ellos sí lo ha hecho alguna vez, en su mayoría chicos. La situación es más preocupante en relación con el juego en las ludosalas. El contacto con estos lugares se ha incrementado y alcanza el 17% quienes declaran haber jugado alguna vez en el último año. Los chicos cuadriplican la tasa de las chicas. Saltan también las alarmas al comprobar que casi un 5% de los chicos han jugado uno o más días todas las semanas. La mayoría juega menos de 50 euros.