Los jóvenes extremeños becados para viajar por Europa se rebelan

Alumnos de Mérida beneficiarios de estas becas delante de la sede del Banco Central Europeo en Frankfurt. /HOY
Alumnos de Mérida beneficiarios de estas becas delante de la sede del Banco Central Europeo en Frankfurt. / HOY

Extremeños que terminan su periplo el sábado critican que no hayan recibido los 300 euros para gastos de desplazamientos

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Una experiencia positiva pero dañada por una beca «trampa». Es la crítica que realizan genéricamente jóvenes extremeños que regresan el próximo sábado a la región tras participar en unas becas de viajes destinadas a fomentar el conocimiento de la Unión Europea. «Podía haber sido una experiencia maravillosa pero nos venimos con un sabor de boca negativo porque nuestros padres han tenido que hacer el esfuerzo de poner los 300 euros que nos habían prometido pagar como bolsa de viaje. Y no todo el mundo tiene las mismas posibilidades para hacer frente a esa cantidad», resume el emeritense Francisco Rodríguez, de 22 años.

La Junta ha pagado el seguro de viaje y los billetes de tren, pero no los 300 euros de ayuda adicional

Rodríguez es uno de los 35 extremeños de entre 18 y 24 años que ha participado en un proyecto «novedoso y pionero», reseña la Junta. Los jóvenes se han movido a través del billete gratis del Interraíl, el pase que les permite subir a un tren para cruzar entre uno y cuatro países europeos durante un máximo de un mes. Un proyecto que el Ejecutivo autonómico, a través de la Dirección General de Acción Exterior, quiso mejorar.

Debían ser becas de viaje «no limitadas a entregar simplemente unos pases de viaje», se defiende desde Acción Exterior. Se decidió, recalca la Junta, que los jóvenes estuvieran cubiertos con un seguro de viaje para hacer frente a las incidencias que les pudieran surgir durante el tiempo de estancia por países de la UE y, además, entregarles una bolsa de viaje como forma de apoyar en la financiación del viaje.

Beca mixta

Los 35 jóvenes seleccionados en Extremadura se han dividido por grupos. La beca de viaje para cada uno de los integrantes de cada grupo incluye un pase de viaje de Interrail Global Pass Youth, de 406 euros, un seguro de viaje de 24 euros y una bolsa de viaje de 300 euros. De tal manera que la beca de viaje para este 2018 tiene un importe de 730 euros para cada beneficiario.

Por tanto tiene un carácter mixto con una parte abonada en especie por la Junta (el billete y el seguro) y otra parte abonada en efectivo mediante ingreso en la cuenta bancaria indicada por los beneficiarios. La Administración extremeña anunció en el pasado mes de febrero que tenía un presupuesto de 27.000 euros para esta línea de becas para fomentar las rutas por países miembros de la UE.

«De lo último, del dinero que debía estar ya en el banco, no hemos visto nada. No hemos recibido todavía los 300 euros prometidos, y estamos a punto de terminar un viaje de un mes, y eso nos ha acarreado problemas, a nosotros y a nuestros familiares, para hacer frente a gastos», indica Rodríguez a HOY.

«La gestión de estas becas es compleja», justifica la Junta

El Gobierno regional realiza gestiones posibles para pagar cuanto antes esos 300 euros y lamenta la tardanza pero subraya una serie de condicionantes que han motivado esta situación. De inicio, explica que la tramitación de esa ayuda se inició una vez aceptada la beca, el 26 de julio, «sujeta a plazos y controles internos por realizar, por lo que los plazos no pueden coincidir con la entrega de los pases y seguro ya contratados». Y aclara que en la convocatoria no se establece que el importe de la bolsa de viaje deba estar a disposición de los beneficiarios al tiempo de iniciarse el viaje. La Dirección General de Acción Exterior, como parte de la Administración, «está sujeta al cumplimiento de los requisitos y plazos que correspondan en cada caso, lo que es garantía de transparencia, legalidad y control interno». Concluye que «la complejidad de la gestión de este tipo de becas mixtas unido a las incidencias surgidas (renuncia de una de las beneficiarias, desestimiento de uno de los grupos y subsanación de errores en la documentación necesaria para el cobro presentada por los becarios) han motivado la demora.

«Desde un principio los problemas se dieron y sin estar empezado el viaje. Incumplieron la fecha de publicación de los becados, no publicaron el listado de puntos obtenidos», indica otro compañero de viaje a este periódico.

«Necesitamos ese dinero sí o sí para cuando la semana acabe, como muy tarde el viernes. De lo contrario no tendremos forma de volver a España. Puede sonar duro e irreal pero es la verdad», concluye.

«Nos hemos planteado volver antes, hace dos semanas más o menos cuando veíamos que se retrasaba el pago de esos 300 euros pero cuando le planteamos el tema nos dijeron que entonces incumpliríamos con los requisitos para la beca y que no tendríamos derecho a nada», finaliza el joven emeritense. Como protesta, asegura, han dejado de compartir fotos en las redes sociales sobre el transcurso de su viaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos