San José Valdeflórez, un proyecto necesario

Los ciudadanos deben conocer los datos objetivos de la mina de litio si quieren tener el debate que requiere la cuestión y así entender que se trata de un proyecto fundamental para el bienestar y desarrollo de Extremadura, España y la Unión Europea. Con él ganamos todos un futuro mejor

VINCENT LEDOUX-PEDAILLESInfinity Lithium Corporation

San José Valdeflórez es un proyecto industrial minero estratégico para el futuro de Extremadura, de España y de la Unión Europea. Traerá empleo, desarrollo económico y bienestar social a Cáceres. Se trata además de un proyecto sostenible, ideado con el máximo respeto al medio ambiente. Y para demostrarlo, basta con analizar los datos que se ofrecen a continuación.

El proyecto se basa en la creación de una planta industrial en Cáceres destinada a procesar el litio extraído del yacimiento de Valdeflórez. La planta producirá un componente esencial para ser utilizado directamente en la fabricación de baterías recargables de litio, algo que no existe en toda la Unión Europea y que permitirá posicionar a Cáceres y a Extremadura como un enclave estratégico en Europa. El litio es también indispensable en el desarrollo de sistemas de almacenaje de electricidad proveniente de energías renovables como la eólica y solar. Es, por tanto, un mineral estratégico.

Con una inversión directa inicial de hasta 300 millones de euros, San José Valdeflórez generará empleo bien remunerado y de calidad para los cacereños. Se crearán más de 1.000 puestos de trabajo entre directos, indirectos e inducidos que permanecerán estables a lo largo de la vida del proyecto, lo que contribuirá a reducir el alto desempleo en la comunidad autónoma y a frenar la preocupante despoblación de la región.

Además de esta inversión directa, el proyecto aportará en impuestos a las arcas públicas hasta 900 millones de euros en total, lo que representa la mayor facturación anual dentro de la provincia según el INE.

San José Valdeflórez beneficiará al tejido empresarial local y también servirá para crear un nuevo polo industrial de gran futuro económico para Extremadura y para la capital cacereña: la región se volverá atractiva para las empresas dedicadas a la fabricación de baterías eléctricas no contaminantes y la industria automotriz de última generación.

Con una producción suficiente para fabricar cada año más de 400.000 vehículos completamente eléctricos, la existencia de San José Valdeflórez es un aliciente importante para los grandes fabricantes de vehículos que incluso pueden incrementar sus inversiones y presencia en España.

La Unión Europea consume el 30% de la producción mundial de litio, pero actualmente no lo produce dentro de sus fronteras. Producir litio de grado batería dentro de la UE situará a Extremadura en una posición estratégica a los ojos de las autoridades europeas, que consideran la producción de litio entre sus prioridades para la industria del futuro. De esta forma, el proyecto multiplicará el atractivo de la comunidad autónoma para obtener las tan necesarias inversiones en infraestructuras. El Banco Europeo de Inversión y la Comisión Europea ya han anunciado que destinarán fondos específicos que ayuden al desarrollo de esta industria y ayudas a las regiones que los contemplen.

Además de ser una fuente de empleo y desarrollo económico, San José Valdeflorez es también un proyecto totalmente sostenible, respetuoso con el medio ambiente y su entorno.

La planta industrial estará en funcionamiento durante 24 años, mientras que la extracción del mineral se realizará sólo durante los primeros 16 años. Por tratarse de una explotación a cielo abierto y encontrarse el litio muy próximo a la superficie, la extracción requiere de un procedimiento simple y con un impacto paisajístico minimizado. El proyecto contempla una abertura de máximo 700 x 450 metros, con una profundidad máxima de 120 metros, unas dimensiones menores que los huecos mineros no restaurados que se ubican en las inmediaciones del terreno.

En todo momento se seguirá un estricto programa de vigilancia ambiental con exhaustivas medidas preventivas, correctoras y protectoras para minimizar el impacto y garantizar la preservación del área, más allá de lo que marca la de por sí exigente normativa europea. La calidad del aire en Cáceres se mantendrá igual que ahora: se aplicarán estrictas medidas para impedir la dispersión de polvo, además de tener a favor la dirección de los vientos, que soplan predominantemente hacia el noreste y, por tanto, fuera del núcleo urbano.

Tampoco existirá impacto acústico ni visual: la abertura no será visible desde la ciudad por estar situada en la zona del valle. El proyecto prevé además la instalación de una barrera acústica que evitará la propagación de ondas sonoras.

El consumo de agua será mínimo. El agua procederá de la depuradora de aguas residuales, se reciclará para su reutilización y, sin necesidad de desagüe, gracias a una estricta 'política de vertido cero'.

Por otro lado, el proyecto prevé invertir 16 millones de euros en la rehabilitación integral de la zona, tarea que se iniciará desde los primeros años de actividad, con siembras y plantaciones para recuperar la vegetación.

Cuando finalice la extracción, la mina se transformará en un lago artificial. Este lago podrá ser empleado para uso lúdico y actividades de recreo, lo que dotará de un nuevo elemento de ocio a los cacereños.

Estos son los datos objetivos y reales acerca de San José Valdeflórez. Los ciudadanos deben conocerlos si quieren tener el debate serio que requiere la cuestión y así entender que se trata de un proyecto necesario para el bienestar y desarrollo de Extremadura, España y la Unión Europea. Con él ganamos todos un mejor futuro.