José Manuel trae ocho semanas de paternidad bajo el brazo

Nació en el hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres en la madrugada de ayer, justo el día que entró en vigor el decreto que amplía el permiso

José Luis Pardo junto a su hijo José Manuel y su mujer, Adela Vargas, al fondo. :: LORENZO CORDERO/
José Luis Pardo junto a su hijo José Manuel y su mujer, Adela Vargas, al fondo. :: LORENZO CORDERO
Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

José Manuel Pardo Vargas nació en la madrugada del 1 de abril en el hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres. Adela, su madre, dio a luz justo dos horas y 55 minutos después de que entrara en vigor el decreto ley en materia de igualdad laboral que incrementa el permiso de paternidad de cinco a ocho semanas.

De este modo, José Luis Pardo, el padre del pequeño, será uno de los primeros que se beneficien de esta nueva medida en Extremadura. Lo cuenta emocionado mientras coge a su hijo en brazos, que ha pesado 3,8 kilos y medido 52 centímetros.

Junto a Adela relata los momentos antes del parto y reconocen que el nuevo decreto estuvo muy presente en el paritorio. El domingo, 31 de marzo, ella rompió aguas e ingresó a las 11.30 horas. «Cuando las contracciones empezaron a ser más fuertes, pensaba que nacería ese día. Entre bromas le decía a mi mujer todo el rato que esperara un poco», detalla sonriente José Luis. «Una vez que pasaron las doce de la noche, respiré tranquilo», añade este joven de 28 años que contrajo matrimonio con Adela el 7 de junio de 2013.

No han corrido la misma suerte los padres de los que han nacido tan sólo unos minutos antes de las doce de la noche. «Por ejemplo, ha habido uno que ha sido sobre las 23.15 horas del 31 de marzo y no se va a poder beneficiar del decreto», afirman desde el hospital Materno Infantil de Badajoz.

Si hubiera dado a luz 45 minutos después estaría en la misma situación que José Luis y Adela, que viven en Cáceres desde hace varios años porque él trabaja en el Grupo Fissa, una empresa que realiza tareas de mantenimiento en el parque de bomberos de la capital cacereña. «El 21 de marzo se cumplieron tres años desde que empecé a trabajar ahí», asegura José Luis, que ayer no paró de recibir llamadas para felicitarle por el nacimiento de su hijo.

José Luis Pardo tiene 28 años, trabaja en Cáceres y será uno de los primeros en beneficiarse de la nueva ley

«Mi mujer rompió aguas el 31 de marzo y yo pedía que esperara un poco para que naciera el 1 de abril»

«Había escuchado por medio de amigos y familiares que a partir del 1 de abril tendríamos ocho semanas de paternidad, pero como mi mujer se puso de parto el domingo ya empecé a pensar que iba a nacer a las 23.59 horas», explica entre risas antes de poner de manifiesto su opinión sobre esta nueva medida. «Es necesaria, es una manera de igualar derechos. Así nosotros podemos ayudar en la recuperación de la madre y hacer tareas, además de pasar más tiempo con el bebé», comenta mientras Adela asiente con la cabeza.

Ellos tienen otra hija de cuatro años. «Con este permiso será mucho más fácil compaginarse», aclara José Luis, que todavía no sabe cómo distribuirá el tiempo que le corresponde. «Ahora mismo sólo sé que tengo ese derecho», matiza.

Distribución del tiempo

Según marca el decreto, deberá disfrutar las dos primera semanas de las ocho al mismo tiempo que la madre e inmediatamente después del parto o la adopción. Las seis restantes las podrá repartir durante los primeros doce meses.

Respecto a la cuantía de la prestación, es equivalente al cien por cien de la base reguladora, que es abonada directamente por el Instituto Nacional de la Seguridad Social durante las ocho semanas de permiso. Asimismo ese tiempo es ampliable en caso de parto múltiple en dos semanas más por cada hijo a partir del segundo.

Este incremento del permiso de paternidad para este año tiene por objetivo la equiparación progresiva con el de maternidad en 2021, de forma que en 2020 aumentará su duración a 12 semanas y alcanzará las 16 el año siguiente.

En 2021 serán iguales e intransferibles para ambos progenitores y se llamarán permisos por nacimiento, que incluye parto o adopción y el cuidado del menor de 12 meses.

La nueva medida costará 373 millones de euros este año, de los que 302 serán asumidos por la Seguridad Social y 71 por las empresas, ya que tendrán que seguir pagando la cotización por contingencias comunes del trabajador.