Javier Alcántara: «Soy musicoterapeuta y trabajo en un hospital con pacientes»

Javier Alcántara es el presidente de la Asociación Extremeña de Musicoterapia. :: CASIMIRO MORENO/
Javier Alcántara es el presidente de la Asociación Extremeña de Musicoterapia. :: CASIMIRO MORENO

Como presidente de la asociación que engloba a estos profesionales, defiende la música como una «terapia que mejora la salud»

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

«La Musicoterapia es una carrera en otros países, los médicos la demandan y hay más de 300 publicaciones que confirman su aval científico; por eso, estamos en proceso para que se reconozca como una profesión sanitaria», afirma Javier Alcántara, presidente de la Asociación Extremeña de Musicoterapia (Aexmu), una asociación sin ánimo de lucro que nació hace ya casi una década para promover y difundir la Musicoterapia en su doble vertiente de disciplina y profesión en la región.

La realidad hoy es que la Musicoterapia no es reconocida por el Ministerio de Sanidad como una terapia con aval científico y es el motivo por el que aparece en el listado que en 2011 publicó sobre pseudociencias, a pesar de que sí «tiene probado un beneficio para el tratamiento o alivio», como señala la Organización Médica Colegial (OMC) en la actualización que ha llevado a cabo del listado del ministerio.

Más información

«Yo soy musicoterapeuta y trabajo en un hospital», afirma Javier Alcántara, defiende la labor que están llevando a cabo su entidad y otras similares en el resto del país para que esta situación cambie y la Musicoterapia deje de ser considerada como una pseudoterapia. Un objetivo que tiene su mejor argumento en el trabajo diario de los musicoterapeutas en diferentes centros, también en los hospitales.

«La Musicoterapia forma parte de una de las terapias complementarias recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS)», destaca Javier Alcántara. Añade que «los estudios existentes en el campo de la Musicoterapia en el ámbito médico demuestran que esta disciplina puede abordar objetivos específicos, físicos y psicosociales, relacionados con el diagnóstico y con los planes de tratamiento», y destaca que Extremadura, precisamente, «ocupa un puesto de relevancia por ser la única comunidad autónoma que tiene reconocida la figura profesional del musicoterapeuta en centros de día, habilitación funcional y atención temprana, a través del Marco de Atención a la Discapacidad en Extremadura (Madex) desde el año 2006».

Es más, el Servicio Extremeño de Salud (SES) firmó hace dos años con Aexmu un convenio que ha hecho posible que «musicoterapeutas titulados y cualificados trabajaran en los hospitales colaborando con los sanitarios en el tratamiento de los pacientes ingresados y sus familiares». Un convenio que ha llevado a estos profesionales a los hospitales de Badajoz y Cáceres «y que esperamos que se renueve para continuar con esta labor». La que en la actualidad Javier Alcántara desarrolla no solo en residencias de mayores y atención a la discapacidad, sino también en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario de Torrejón.

«La nuestra es una de las terapias complementarias que ha recomendado la OMS»

De hecho, la Consejería de Sanidad de Madrid ha concedido un reconocimiento a su labor y a la de su compañera Aránzazu Benítez por el programa pionero de Musicoterapia con el que llevan más de un año y medio en la UCI. No es el único reconocimiento a este profesional extremeño. El trabajo que realiza dirigido a mayores dependientes le ha valido a Residencias Puente Real el primer premio nacional 'Pasión de Asistir', en la categoría 'Una Mente Maravillosa'.

Por todo ello, Aexmu defiende los cursos de postgrado que la Universidad de Extremadura, en la que se formó el propio Javier Alcántara, viene impartiendo en esta demandada disciplina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos