El anfiteatro romano de Marvão fue descubierto por investigadores extremeños

Excavación de la puerta monumental de acceso al anfiteatro de Ammaia. :: hoy/
Excavación de la puerta monumental de acceso al anfiteatro de Ammaia. :: hoy

El Museo Nacional de Arte Romano colabora en las excavaciones del yacimiento de Ammaia

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Un proyecto en el que participan investigadores de la región ha sacado a la luz el que podría ser el quinto anfiteatro de la antigua Lusitania romana en el yacimiento de Ammaia, en Marvão, cerca de la frontera con Extremadura.

El Museo Nacional de Arte Romano de Mérida (MNAR), con el apoyo de la Fundación de Estudios Romanos, trabaja por segundo año consecutivo en un proyecto internacional de colaboración con la Fundación Ciudad de Ammaia y la Universidad de Lisboa, además de la implicación del municipio de Marvão. Se trata de una actuación financiada por el Ministerio de Cultura y Deporte a través de las ayudas convocadas para proyectos arqueológicos en el exterior.

Como explica la directora del MNAR, Trinidad Nogales, en campañas anteriores los trabajos se han centrado en el foro de la ciudad, la zona mejor conocida hasta ahora, para conocer su monumentalización, accesos, etc. Para la presente anualidad se planteó llevar las excavaciones a otras zonas del yacimiento, una labor que se está llevando a cabo durante los meses de junio y julio. Para ello, se escogió una área donde se creía que podía haber edificios de espectáculos, aunque se desconocía cuántos y con qué uso.

El proyecto estudia si el modelo urbano de Mérida se trasladó a otras colonias de Lusitania

Para preparar la nueva campaña se practicaron prospecciones geofísicas geomagnéticas con la colaboración de Victorino Mayoral, del Instituto de Arqueología de Mérida. Estos trabajos permitieron mejorar el conocimiento previo de la intervención y definir los puntos de mayor interés en los que había que intervenir, ya que apreciaron estructuras de carácter monumental.

La excavación ha confirmado la existencia de un nuevo edificio público, que por su morfología y construcción sería un anfiteatro. De hecho, se ha podido identificar una de sus puertas, así como el inicio del graderío a ambos lados de la misma.

Como destaca el MNAR, se trata del quinto anfiteatro identificado en toda la provincia de Lusitania tras los de Mérida, Cáparra, Conimbriga y Bobadela. Contaría con unos 60 metros de longitud en su eje más largo, prácticamente la mitad que el anfiteatro emeritense.

El modelo emeritense

Nogales señala que el MNAR lleva más de dos décadas trabajando con instituciones portuguesas, así como con investigadores de distintos países, para profundizar en el conocimiento de la provincia de Lusitania, que hasta hace unos años se encontraba entre las más desconocidas del Imperio Romano. Además de Marvão, Mértola, Évora y Lisboa han acogido distintos proyectos.

Los estudios pretenden comprobar si el modelo urbanístico de Augusta Emerita se reprodujo en distintas colonias lusitanas, del mismo modo que la implantación de la antigua Mérida se hizo siguiendo los esquemas de Roma.

En el caso de Ammaia, Nogales apunta que se encontraba en una zona de interconexión entre distintos territorios. Las excavaciones han permitido comprobar que se trataba de una villa con una actividad destacada, como atestiguan las numerosas inscripciones halladas en honor a Mercurio, dios del comercio. También se encuentra en una zona minera y con destacados recursos naturales, lo que lleva a pensar que se trataba de un núcleo importante. En tal caso, también debía contar con edificios de espectáculos, como ha demostrado la investigación liderada desde Mérida.