Industria plantea «más de una década» para definir el futuro de Almaraz

La ministra Maroto junto a la vicepresidenta de la Junta. /J. M. Romero
La ministra Maroto junto a la vicepresidenta de la Junta. / J. M. Romero

La ministra Reyes Maroto traslada a los agentes sociales la intención del Gobierno de apoyar la actividad en la comarca de Campo Arañuelo

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El Gobierno plantea un plazo de más de diez años para definir el futuro de la comarca de Campo Arañuelo tras el cierre de la central nuclear de Almaraz, que está previsto para finales de la próxima década. Así lo afirmó este lunes la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, quien realizó una visita institucional a la región.

Maroto se reunió por la tarde, junto con la vicepresidenta de la Junta, Pilar Blanco-Morales, con sindicatos, patronal y las cámaras de comercio. En ese encuentro se puso de manifiesto la preocupación de los agentes sociales por el futuro de la zona tras el cierre de Almaraz.

Más información

La ministra de Industria señaló tras la reunión que está sobre la mesa «un horizonte de más de una década» para plantear medidas que permitan mantener los niveles de empleo y riqueza. Y añadió que el cierre de la central va a suponer otras oportunidades para la zona.

Maroto ofreció la disposición del Gobierno a ayudar con fondos públicos allí donde el cierre de una empresa suponga un revés a la economía de una zona concreta.

Precisamente, el comité de empresa de Almaraz acordó este lunes un calendario de movilizaciones hasta finales de marzo, para presionar a las empresas propietarias de la planta para que soliciten una prórroga de diez años en su funcionamiento, según informa Miguel Ángel Marcos.

Por otro lado, la ministra también señaló que en la reunión los agentes sociales mostraron su preocupación por el efecto que puede tener el rechazo al proyecto de Presupuestos del Estado para 2019. Sobre este punto, afirmó que el Gobierno realizará las modificaciones de crédito necesarias antes de las próximas elecciones para asegurar las inversiones recogidas previstas en materia de ferrocarril y carreteras.

Por otro lado, Reyes Maroto destacó que trece empresas de la región se han acogido al plan de fortalecimiento industrial. Entre ellas se encuentra Inquiba, en Guareña, cuyas instalaciones visitó durante la mañana de este lunes.