Iberdrola construirá en 3 años renovables que sumarán la misma potencia que Almaraz

El presidente de Iberdrola, en el centro, junto a trabajadores de la fotovoltaica y Fernández Vara, ayer en Hinojosa del Valle. /Brígido
El presidente de Iberdrola, en el centro, junto a trabajadores de la fotovoltaica y Fernández Vara, ayer en Hinojosa del Valle. / Brígido

Suponen 1.500 millones de inversión que se suman a los 300 de la planta Núñez de Balboa, que empezará a funcionar en un año

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Inversiones millonarias en renovables en Extremadura para ir sustituyendo a medio plazo la energía nuclear. Iberdrola, una de las tres compañías dueñas de la central de Almaraz, definió ayer su apuesta por un nuevo modelo energético 'verde' y confirmó que pondrá en marcha 2.000 nuevos megavatios (fotovoltaicas y eólicas) en la región hasta el año 2022. Esa potencia se corresponde con una inversión de unos 1.500 millones de euros. 2.000 megavatios (MW) son precisamente los mismos que tiene la central almaraceña cuya fecha de cierre se debería consensuar definitivamente hoy en la reunión prevista con sus otros dos socios, Endesa y Naturgy.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, lo dijo ayer en Hinojosa del Valle, durante el acto protocolocario de la colocación del primer panel fotovoltaico de la gran planta que entre los términos de Usagre (790 hectáreas) y la propia Hinojosa (210), en el sureste pacense. No hay marcha atrás en su camino a corto y medio plazo por las energías renovables en lugar de otras como las que se generan desde las centrales de carbón o nuclear.

Extremadura va a ser el territorio que más proyectos renovables desarrolle la compañía en los próximos tres años porque en el conjunto de España se prevé la puesta en marcha de 3.000 megavatios de energía limpia y la región acaparará 2.000. Esos 3.000 MW suponen 8.000 millones de inversión. «Hoy es un gran día. El fruto de un trabajo y una apuesta por Extremadura y las energías renovables», clamó Galán.

Nuevas instalaciones

Hasta 2030, la compañía prevé desarrollar en todo el país al menos 10.000 nuevos megavatios solares y eólicos, esto es, casi triplicar su potencia actual con estas dos tecnologías. En concreto, a los ocho parques previstos en Extremadura habría que añadir otros nueve en Castilla y León, siete en Castilla-La Mancha, dos en Andalucía, dos en Aragón, y uno en Navarra, otro en Murcia y otro en Canarias.

«Este plan nos permitirá crear empleo para 20.000 personas, casi diez veces más de las que actualmente se dedican hoy a la generación tradicional en nuestra empresa», destacó el presidente de la compañía.

Galán ofreció información detallada de los nuevos proyectos extremeños de renovables que ya están en tramitación. Como ya adelantó HOY el 12 de enero, Iberdrola impulsa una gran planta de 328 megavatios en el municipio cacereño de Ceclavín. Supondrá unos 250 millones de inversión.

También citó el proyecto fotovoltaico Arenales. Son 150 megavatios en total y se va a construir en el término municipal de Cáceres. Por último habló de la fotovoltaica Campo Arañuelo I y II, de 50 MW cada una de ellas, que se levantarán en Belvís de Monroy.

Todas estas plantas estarán funcionando de aquí a tres años pero será mucho antes, en el primer cuatrimestre del próximo año, cuando empiece a hacerlo el proyecto renovable estrella por ahora de Iberdrola en Extremadura: la planta Núñez de Balboa, en honor al descubridor natural de Jerez, que ayer visitó, en compañía del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, y que se construye entre Usagre e Hinojosa del Valle. Las obras han comenzado por este último término.

Distribución y compromiso

Ahora mismo, es la planta fotovoltaica más grande Europa, con 500 megavatios de potencia instalada. Nace con una inversión de 300 millones y dará empleo durante su construcción a 1.000 personas. «Se convertirá en punta de lanza para ratificar el liderazgo de Extremadura, España y la UE en la transición hacia un sistema energético más sostenible», enfatizó Galán.

Otros datos importantes de esta instalación son que generará energía limpia para abastecer a 250.000 personas y evitará la emisión a la atmósfera de 215.000 toneladas de dióxido de carbono al año.

Vara incidió en que la planificación de proyectos de Iberdrola sitúa a Extremadura en el centro de su estrategia renovable en Europa. Subrayó el presidente de la Junta que «compartimos una apuesta contra el cambio climático que a la vez es una apuesta por la generación de empleo y riqueza para esta tierra. Se lo facilitaremos al máximo a aquellos que como Iberdrola comparten con nosotros el futuro de Extremadura».

El jefe del Ejecutivo extremeño recordó que los proyectos de energías renovables están «muy bien distribuidos por el territorio y son muy cercanos a muchos municipios pequeños». Su puesta en marcha significa «una fuente importante de riquezas para muchos ayuntamientos que van a poder desarrollar con los impuestos que se generen políticas alternativas de empleo para los jóvenes de Extremadura.

Más