Hemeroteca

Un incendio de grandes dimensiones destruye tres naves en Navalmoral

Un incendio de grandes dimensiones destruye tres naves en Navalmoral

A pesar de la rápida movilización de los bomberos, las llamas alcanzaron grandes dimensiones y muchos moralos huyeron de la localidad en sus vehículos

A. BARANDABADAJOZ.

Los incendios son la peor cara del verano. Este agosto, las imágenes de la Amazonía ardiendo han conmocionado a medio mundo, pero además, en España se han quemado más de 10.000 hectáreas en Gran Canaria. Justo hoy hace treinta años que este diario publicó otro fuego en Navalmoral de la Mata. En ese caso, los daños no se contaron en hectáreas, sino en millones.

La primera estimación de pérdidas fue de 500 millones de pesetas (aproximadamente tres millones de euros). El incendio se originó en la madrugada del domingo al lunes 28 de agosto de 1989 en la fábrica de Cetarsa, dedicada a la adquisición, fermentación, procesado, batido, acondicionamiento y comercialización de tabaco en rama.

Según la noticia, el fuego tuvo su origen en seis puntos diferentes de tres naves existentes en las instalaciones, por lo que, aunque aún quedaba pendiente la investigación policial, en un primer momento se pensó que el incendio podría ser intencionado. De hecho, las tres naves afectadas estaban separadas unas de otras, sin ninguna comunicación entre ellas. Este almacén también ardió a mediados de julio del mismo año, aunque no con la misma intensidad.

La primera estimación de pérdidas fue de 500 millones de pesetasLa toxicidad era alta porque se había mezclado humo de tabaco y plásticoFuentes de la investigación apuntaron que el fuego fue provocado

Dentro de las instalaciones quemadas había material prensado de cartón y madera para el embalaje del tabaco, además de tabaco procesado de la campaña anterior, que se quemó. También sufrieron daños el comedor del centro, algunas oficinas y los talleres. Los destrozos ocasionados en la maquinaria también fueron «cuantiosos», aunque no se pudo calcular con exactitud, ya que algunas máquinas eran importadas.

Las llamas causaron gran alerta social en Navalmoral de la Mata. El humo, ayudado por el fuerte viento, se adentró en la población cacereña. Según describió el periodista, «la visibilidad se hizo escasa. Navalmoral se perdió en la densidad del humo por momentos y el miedo empezó a hacer mella en algunos vecinos, algunos de los cuales salieron de Navalmoral en sus vehículos».

Varios agentes de la Policía Local tuvieron que ir casa por casa, pidiendo a los habitantes que cerrasen las ventanas para impedir la entrada del humo en las viviendas, ya que su toxicidad era alta porque se había mezclado humo de tabaco y plástico, aunque según la noticia, la población no corrió peligro en ningún momento. «Los trozos de cartones encendidos y las impresionantes llamas iluminaban el cielo de la localidad», describió el redactor.

El fuego fue descubierto en torno a las 00.30 horas. Los bomberos se movilizaron rápidamente y apenas diez minutos después ya había en las instalaciones de Cetarsa dos camiones autobombas y siete operarios. Comenzaron a apagar el fuego, pero al ver sus dimensiones, pidieron refuerzos. Desde Plasencia llegó otro camión de bomberos a las 0.55 y a las 1.45 horas, otro de Cáceres. Durante la madrugada también acudieron diversos camiones del Servicio de Ordenación Forestal y un camión cisterna de la Central Nuclear de Almaraz. Tardaron casi un día en extinguir las llamas, aunque una densa nuble blanca permaneció unas horas más, impidiendo una correcta circulación por la ciudad.

Además de los 500 millones de pesetas estimados en un primer balance, todo parecía indicar que los más de 200 trabajadores de la fábrica también se verían afectados. La campaña comenzaba unos días más tarde, el 4 de septiembre, y ellos veían peligrar su puesto de trabajo.

El año 1989, según HOY, fue próspero en cantidad y calidad para el tabaco y Cetarsa se enfrentaba a la incertidumbre a escasos días del comienzo de campaña. Sin embargo, ante tal imprevisto, la solidaridad se desbocó. Días después este diario publicó que el Consistorio moralo y el Centro de Fermentación y Acondicionamiento de Tabaco estaban buscando naves industriales para acondicionarlas y almacenar provisionalmente el tabaco y que los operarios pudieran comenzar a trabajar cuanto antes.

El 4 de septiembre comenzaron las tareas de desescombro de la fábrica de Cetarsa, que aún no había hecho pública su cuantía, aunque ascendió a 1.500 millones de pesetas. Fuentes de la investigación indicaron que el incendio fue provocado, y otras fuentes señalaron que los investigadores habían encontrado latas de gasolina.

Etarras en Badajoz

Otras informaciones que aparecieron en la misma portada contaron que en Olivenza se habían inmovilizado seis caballos como medida preventiva para evitar la entrada de la peste equina en Extremadura. Asimismo, cerca de Los Santos de Maimona, fueron incautados más de 14 kilos de hachís en la N-630. Por otro lado, tres nuevos etarras ingresaron en el centro penitenciario de Badajoz. En la noticia se explicó el amplio historial delictivo de los nuevos presos. Con estas incorporaciones eran ya 17 los terroristas en la cárcel extremeña.

A nivel nacional, se conoció que José María Aznar sería el candidato a la Presidencia por el PP, según informaron fuentes de su partido. En ese momento, Aznar era el presidente de Castilla y León.