¿Hotel o copa?

Imagen nocturna de la ciudad portuguesa de Tavira. :: E.R./
Imagen nocturna de la ciudad portuguesa de Tavira. :: E.R.

Mi hermana buscaba etarras bajo la cama y por poco los encuentra

J. R. Alonso de la Torre
J. R. ALONSO DE LA TORRE

Soy tan aburrido que en vez de quedarme a bailar en el Womad, me fui a Portugal, a un pueblo tranquilo del Alentejo donde la gente solo sale los sábados excepto este último, que se quedaron todos en casa viendo Eurovisión y mi mujer y yo fuimos los únicos de la comarca que salimos a cenar, según nos comentó el camarero. Soy tan aburrido que una noche, en Tavira, me tiré al barro y le propuse a mi mujer dos opciones: «¿Hotel o copa?». Ella está tan acostumbrada a que me retire pronto a dormir que no entendió mi proposición despendolada y respondió extrañada: «¿Pero nuestro hotel se llama Ocopa?».

Las neuras de ella van por el lado de la limpieza. En una ocasión, durmiendo en un hotel rural en Peneda Gerés, pegando a Galicia, descubrió (y acertó) que no habían cambiado las sábanas y cuando me desperté de madrugada, pegué un respingo al ver a mi lado a una señora durmiendo con un chubasquero puesto, capucha incluida. Era ella, que no soportaba saber que dormía sobre una funda de almohada usada, entre sábanas de otros.

Aunque lo más divertido sucedió la noche que salimos de un hotel de la Baixa lisboeta y se nos acercaron dos jóvenes camellos, que nos ofrecieron cocaína hablando en castellano. Servidor, que, además de aburrido, soy un poco cobarde, salí disparado. Ella ni se inmutó, los miró fijamente y les respondió, deletreando cada palabra: «Lo siento, yo soy rusa». Los camellos lisboetas, al escuchar la palabra rusa, pusieron cara de pánico y también salieron disparados.

Recordando anécdotas de hoteles, me viene a la memoria una estancia con mi hermana y mis padres en el Hôtel des Basses Pyrénées, en Bayona. Habíamos ido al bautizo de una prima y como eran los tiempos duros del terrorismo etarra, las amigas de mi hermana le habían metido tanto miedo en el cuerpo que la pobre miraba debajo de la cama todas las noches antes de acostarse. Lo que no sospechaba es que más que del terrorismo, el peligro venía por otra parte: los jugadores de rugby de división de honor francesa del Biarritz, uno de los grandes equipos de Francia, que se paseaban desnudos por los pasillos del hotel. Menos mal que mi madre, siempre velando por la pureza de mi hermana, descubrió a aquellos gigantes en pelota picada y detuvo a mi hermana antes de que subiera las escaleras y fuera menoscabada su cándida inocencia.

Aquel hotel se hizo famoso con el tiempo, sobre todo desde que apareció en la película 'Lo verde empieza en los Pirineos'. La escena de los rugbymen desnudos tuvo su continuación con López Vázquez y José Sacristán en calzoncillos persiguiendo a Nadiuska en salto de cama por los pasillos del Hôtel des Basses Pyrenées.

Leyendo el libro 'Sangre, sudor y paz, la Guardia Civil contra ETA' de Lorenzo Silva, Manuel Sánchez y Gonzalo Araluce, me he enterado de un par de datos sobre ese hotel que demuestran que mi hermana no iba tan descaminada cuando miraba debajo de la cama buscando etarras. Resulta que el jefe del aparato político de ETA, Txelis, durmió en el hotel en varias ocasiones. Txelis fue detenido el 29 de marzo de 1992 con Fito y Pakito.

Otra curiosidad es que en el Hôtel des Basses Pyrénées se alojaron dos agentes de la Guardia Civil durante una labor de seguimiento de la cúpula etarra. Se hacían pasar por una joven pareja de enamorados, pero estuvieron a punto de descubrirlos por un error nimio y tuvieron que dejar el operativo. Resultó que estaban hartos de los bocadillos franceses, caros y malos, que servían en el hotel. Para evitar ese mal trago, se llevaban bocatas de tortilla de patatas desde España. Y claro, dos franceses comiendo bocadillos de tortilla española como que no. Para engañar bien sobre la procedencia hay que ser tan fría como mi mujer, mirar como mira ella cuando se enfada y decir muy despacio: «Yo soy rusa», acariciando cada palabra de tal manera que el acento de Cáceres parezca de cualquier sitio.

 

Fotos

Vídeos