Hidalgo pedirá a la Junta cuatro millones más para salarios de la UEx

Antonio Hidalgo posa a las puertas del Rectorado, en el campus de Badajoz. /J. V. Arnelas
Antonio Hidalgo posa a las puertas del Rectorado, en el campus de Badajoz. / J. V. Arnelas

El nuevo rector cree que la ley de financiación para la universidad de 2014 debe ser cambiada antes de que entre en vigor

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

Una de las primeras medidas que llevará a cabo Antonio Hidalgo (Murcia, 1962) como nuevo rector de la Universidad de Extremadura (UEx) será reunirse con los decanos de los 17 centros para conocer de cerca las necesidades académicas, así como con los jefes de servicio para ver qué urge corregir en el ámbito administrativo y lograr mayor eficacia y agilidad en los trámites.

Más información

Lo dijo este miércoles en su primera rueda de prensa, celebrada en el edificio del Rectorado en Badajoz, donde también se refirió a la ley de financiación universitaria cuando los periodistas le preguntaron si urgía abordar este asunto con la Junta de Extremadura. Hidalgo respondió que la ley de financiación estable que se aprobó en 2014 y que aún no ha entrado en vigor no sirve porque no contempla escenarios futuros y habría que modificarla. Tampoco cree que sea momento de legislar de nuevo esta cuestión cuando apenas quedan cuatro meses de legislatura. Lo que sí hará con urgencia es hablar de dinero con la Junta, aunque admite que el calendario corre en contra. Que él tome posesión efectiva del cargo aproximadamente el 20 de enero, cuando las cuentas de la Junta estarán ya a punto de ser aprobadas es otro contratiempo que reconoció cuando este miércoles manifestó que ésta ha sido muy mala fecha para elegir rector.

De momento, el presupuesto de la Junta que aún está en fase de borrador asigna a la UEx 93,9 millones de euros. Para terminar de situar la cuestión hay que saber que el presupuesto actual que maneja la UEx asciende a 145,5 millones de euros y es un 3,8% mayor al anterior. La Junta de Extremadura financió el 95,6% del capítulo 1, que corresponde al gasto que se va en sueldos de personal. Este porcentaje fue dos puntos superior al del ejercicio anterior, sin embargo, no llega al cien por cien, que es lo que se reivindica desde la UEx. Esa diferencia son los cuatro millones a los que Hidalgo se volvió a referir este miércoles. «Este dinero supone que hay que detraerlo de la matrícula para poder pagar los salarios y esto nos deja menos liquidez para los gastos corrientes», explicó.

El nuevo rector confesó sentirse dolido por no haber recibido el apoyo mayoritario de los alumnos

Según reiteró Hidalgo, ahora ya como rector electo, pedirá reunión en la Junta de Extremadura «para intentar diseñar de manera conjunta según la situación del gobierno de la región un camino que nos beneficie a todos».

Hay que tener en cuenta que abaratar o incluso dejar exentos de la matrícula a algunos estudiantes es una de las medidas que se harán para atraer alumnado, lo que mermaría los ingresos por esta vía.

El dinero, tema recurrente

La financiación de la universidad por parte de la Junta de Extremadura es una reclamación habitual. En 2014, su antecesor, Segundo Píriz, juró el cargo marcándose como reto mejorar las transferencias hacia la Universidad de Extremadura. Llegó a decir entonces que habría que despedir profesores si no aumentaba la partida que ponía la Junta, insuficiente incluso en el año en que, por primera vez después de los cuatro anteriores, el presupuesto de la UEx crecía en vez de recortarse.

Entonces estaba a punto de constituirse la comisión mixta con la Junta de Extremadura para definir un marco estable que asegurara una transferencia de dinero suficiente por parte de la Junta cada año. Tres años después, durante la apertura del penúltimo curso universitario de 2017, Píriz insistió en esta idea, una de las primeras que ha retomado su sucesor, aunque su reivindicación tenga otros matices y haya sido cuantificada para este ejercicio.

Primeras sensaciones

Hidalgo explicó este miércoles sus sensaciones tras la victoria electoral del día antes. El catedrático de Química Física dijo sentirse contento, relajado y con una alta responsabilidad para los próximos cuatro años. Como se sabe, el martes por la noche ganó con el 52,9% de los votos a la otra candidata a rectora, Marisa González.

Hidalgo se mostró satisfecho por que le hubieran respaldado en los tres sectores de profesionales de la universidad, suficiente como para contrarrestar el pobre voto del alumnado. A él lo votaron 820 estudiantes y a su adversaria, Marisa González, 1.629.

«Como profesor durante 30 años me ha resultado particularmente doloroso ese voto. He intentado contactar con ellos y ha sido difícil acceder a ellos. Tomaron su decisión y la respeto, pero no ha habido forma de entablar un diálogo productivo para mejorar esa relación. Ellos son la universidad, la causa por la que existe, y a partir de ahora seguiremos trabajando para que ellos reciban la mejor educación y formación posible», declaró ayer al comenzar su primera rueda de prensa, en la que le acompañaron dos de las diez personas que le acompañarán a partir de ahora en el gobierno de la UEx.