«En Guadalupe la gente no quiere que haya cambios», opina el alcalde

Felipe Sánchez Barba. :: hoy/
Felipe Sánchez Barba. :: hoy

A. R. H.

El alcalde de Guadalupe, Felipe Sánchez Barba, asegura que la reivindicación de que la localidad dependa de una diócesis extremeña y no de Toledo la hacen principalmente desde la plataforma Guadalupex, creada expresamente para ello, y en ocasiones desde el escenario político. «Se suele hacer en el Día de Extremadura, pero esa reivindicación la empezaron a introducir algunos partidos regionalistas como Extremadura Unida. No se trata de algo que pidamos durante todo el año». De hecho, reconoce que «la gente que vive en Guadalupe está bien en la diócesis de Toledo, que mejor no cambiarse».

Destaca que Guadalupe no deja de ser extremeña por pertenecer a una diócesis u otra y que «a la mayoría de los vecinos no le gustan los cambios».

Apunta a que en este municipio fundamentalmente viven del turismo y hay muchos visitantes que llegan de Castilla-La Mancha. «La gente que se dedica al comercio y los empresarios tienen miedo a perder turistas si hay cambios. Tampoco se nos puede olvidar que la diócesis de Toledo prima sobre el resto de las que existen en toda España».