Guadalupe, epicentro de la hispanidad

Turistas fotografiándose en el claustro mudéjar. :: david palma/
Turistas fotografiándose en el claustro mudéjar. :: david palma

Devotos de la patrona, turistas y jinetes llenan los alrededores del Monasterio

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Si Gurb, el extraterrestre genial que se inventó Eduardo Mendoza, hubiera aterrizado ayer en Guadalupe tras pasar por otros países del mundo, pensaría que España es como Francia o Estados Unidos, o sea, un lugar lleno de gente a la que le gusta exhibir la bandera nacional. Las había en los balcones y en la calle, y en los bolsos y en las muñecas de muchos de los que salían de la tienda de recuerdos del Monasterio, que como cada 12 de octubre, se llenó de gente.

Que haya un poco más o un poco menos a los pies de su fachada depende sobre todo del tiempo, y ayer llovió hasta el mediodía, así que algún habitual del lugar opinaba que en otras ediciones la entrada había sido mejor. La Virgen de Guadalupe es la patrona de Extremadura, pero también de la Hispanidad, y el 12 de octubre es junto al 8 de septiembre el día que más visitas recibe. Se acercan fieles a rezarla y turistas a conocerla. De cualquier sitio de la comunidad autónoma y de otras regiones.

«Hemos venido a conocer el Monasterio», cuenta Fidel Abejón, burgalés al que acompañan Reyes y Herme Tello. Los tres viven en Madrid hace más de cuarenta años, y el festivo del Pilar de este año lo disfrutan con una excursión extremeña. «Nos está encantando todo lo que estamos viendo», cuenta una de las hermanas. La otra explica que cuando decidieron el plan de viaje, no sabían que la localidad era tal día como ayer lugar de peregrinaje y de fiesta multitudinaria. Se enteraron «cuatro o cinco días antes», y en absoluto les importó. Cogieron el coche, y dos horas y veinte minutos después de salir de la capital de España, llegaron a la capital eclesiástica de Extremadura.

«Venir aquí en este día era una de las cosas que quería hacer»

«Venir aquí en este día era una de las cosas que quería hacer» Pablo Valverde | Turista cacereño

El momento de la morcilla

Como manda el guión, los tres aprovecharon ayer para comerse una morcilla, auténtica bandera de la gastronomía local y otro de los motivos que llevan gente al pueblo.

Los hubo que añadieron a su hoja de ruta el paso por la tienda de recuerdos del Monasterio, donde hace un par de años se puso de moda todo lo que incorpore la bandera de España, en gran modo gracias al nacionalismo catalán. «Se ha notado mucho un cambio en esto desde hace un par de años», certifican tras el mostrador del establecimiento, que a la una de la tarde de ayer estaba repleto de público. «Se vende mucho cualquier cosa de la Virgen de Guadalupe, y también se lleva mucho la gente todo lo que lleve la bandera de España: pulseras, llaveros, cordones...».

A la vista del público que escudriña las estanterías de la tienda, lo compran lo mismo jóvenes que mayores. De hecho, en tal día como ayer, el municipio reúne perfiles dispares. Hay grupos de amigos que van a divertirse; hay miembros de asociaciones que peregrinan en grupo; hay amigos de los caballos que hacen el recorrido por alguno de los caminos que llevan hasta el pueblo; hay parejas jóvenes, padres con hijos... Entre estos últimos, Pablo Valverde y su hijo, que pasean por la plaza, al pie del Monasterio, el crío con una bandera de España en la mano. «Ya conocía Guadalupe, pero visitarla el Día de la Hispanidad era una de las cosas que quería hacer, y como tenemos un familiar que viene cada año en esta fecha, esta vez nos hemos animado a venir con él», explica el padre. «Salimos por la mañana de Cáceres -cuenta-, era temprano, pero hemos tardado más en llegar porque entre Cañamero y Logrosán había bastantes caballos y hemos tenido que circular despacio».

Los caballos, por la tarde

Los caballos son parte esencial de la cita, que pone a prueba la paciencia de los conductores y la capacidad del municipio para funcionar como un gran aparcamiento. La carretera hasta Guadalupe, ya sea desde Cáceres o desde Navalmoral de La Mata, es revirada, particularmente si el trayecto es atravesando la comarca de Los Ibores. Suelen formarse colas, hay pocas oportunidades para adelantar con seguridad, y una vez que se ha llegado al destino, no es fácil encontrar un sitio en el que dejar el coche, especialmente si es más allá del mediodía.

«Nos está encantando lo que estamos viendo»

«Nos está encantando lo que estamos viendo» Herme Tello | Turista abulense

Ayer, además, se sumó otro elemento: la lluvia, que no es inusual en esta esquina del mapa extremeño a estas alturas del calendario. Se libraron de ella quienes entraron al templo para seguir la eucaristía, que este año presidió Celso Morga, arzobispo de Mérida-Badajoz, y que contó con el acompañamiento musical de la coral Valle de Aranguren (Navarra). Tras la misa se celebró la tradicional procesión de la Real Asociación de Caballeros Santa María de Guadalupe. Quienes desfilan no portan una imagen religiosa, sino banderas. De España, Cuba, Filipinas, Honduras, Colombia, Venezuela, Guatemala, Perú... El mundo hispánico, en definitiva.

El presidente de los caballeros, Agustín Margallo Moraño, recordaba hace unos días en la web del colectivo que este año coincide con «el 25 aniversario de la declaración del Real Monasterio de Guadalupe como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, lo que sin duda es de gran júbilo para los hombres y mujeres de la villa y puebla, y cómo no, para todos los que sentimos el Monasterio como faro donde se encuentra la 'Lámpara' que ilumina nuestras vidas, la Virgen Morenita, Reina de las Españas».

Hay que esperar a la tarde para vivir uno de los momentos más esperados del día: el desfile de jinetes y amazonas por la plaza, junto a la imponente fachada del Monasterio, el lugar de culto más importante de la región. No hay año en el que unos cuantos miles de personas no se hagan una foto en su claustro mudéjar, con el templete como fondo. Es otra de las tradiciones de cada 12 de octubre en Guadalupe, el día en el que el municipio cacereño se convierte en epicentro del culto a la patrona extremeña y a la hispanidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos