El gran matadero de Zafra empezará sacrificando 142.000 cochinos

Empresarios del macromatadero de ibérico en Mérida. :: brígido/
Empresarios del macromatadero de ibérico en Mérida. :: brígido

El Ayuntamiento realiza la adjudicación definitiva de los terrenos y los promotores registran el proyecto ante la Junta

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Arranca el proceso administrativo para que el macromatadero de ibérico de Zafra pueda contar con los permisos necesarios para iniciar su construcción. Sus promotores, Complejo del Ibérico de Extremadura (Cibex), han registrado ante la Junta la petición de declaración ambiental unificada a la vez que han presentado el proyecto a la línea de subvenciones de incentivos agroindustriales. Del mismo modo, el Ayuntamiento zafrense ha realizado la adjudicación definitiva de 50 hectáreas de su dehesa boyal en las que Cibex levantará el matadero.

Complejo del Ibérico ha comprado la parcela por algo más de 150.000 euros (150.079,25 euros). La adjudicación a Cibex de esos terrenos, según se indicaba expresamente en el pliego de enajenación que sacó el Consistorio zafrense, es para la construcción de un matadero con una inversión mínima de 15 millones de euros y que suponga esa instalación un mínimo también de 60 puestos de trabajos. El plazo máximo de construcción es de dos años.

Registrado ya el proyecto ante la Junta, el macromatadero ha afinado sus principales cifras. Sus impulsores estiman una inversión de 17 millones de euros y una plantilla que rozará el centenar de empleados en pleno funcionamiento. La previsión inicial es sacrificar 142.500 cochinos al año. Esto es, 240 cochinos a la hora, a lo que hay que sumar 120 cerdos despiezados en ese mismo tiempo.

A las siete empresas privadas se le suman Avante y Sodiex para el desarrollo del proyecto

A partir del primer año de funcionamiento se irán matando más animales. Serían 213.750 cerdos en una segunda fase; 256.500 en la tercera y se alcanzaría la cifra tope de 468.000 sacrificios anuales, con previsión incluida de posible ampliación en los terrenos comprados en la dehesa municipal de Zafra.

Nueve socios

El matadero de ibérico estará listo a finales de 2020 o principios de 2021 para, en todo caso, estar en funcionamiento en la campaña de montanera de 2021-2022.

Señorío de Montanera, Ibercom, Grupo Montesano, Estirpe Negra, Cárnicas Villar, Grupo Alejandro Miguel y Campofrío son sus socios privados. Seis de ellos tienen fábricas en Extremadura.

Del mismo modo participará Sodiex, la Sociedad para el Desarrollo Industrial de Extremadura. El accionista mayoritario es Sepides, que está en el grupo estatal SEPI. Por último, con el grupo público Avante se han comenzado los contactos para definir su participación en el proyecto, algo que también es seguro. «Cumple las condiciones de solvencia económica y de rentabilidad», coinciden la parte privada y la pública.