El Gobierno planea cerrar los dos reactores de Almaraz en 2027 y 2028

Vista de la central nuclear de Almaraz. /HOY
Vista de la central nuclear de Almaraz. / HOY

La planta extremeña sería la primera en parar porque es la más antigua de las que se encuentran en funcionamiento

REDACCIÓN/AGENCIAS

Los planes del Gobierno pasan porque los dos reactores con los que cuenta la central nuclear de Almaraz cierren en los años 2027 y 2028, según ha podido saber HOY de fuentes conocedoras de la situación. Así, ambos estarían operativos un total de 44 años en el caso de que las dueñas de las plantas pidan una prórroga de su actividad.

Esta es una de las conclusiones del conocido como Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (Pniec), cuya remisión a Bruselas fue aprobada ayer por el Consejo de Ministros. Se trata del documento que pretende marcar las directrices de la política energética española para los próximos años.

Más información

En él se prevé que la potencia eólica instalada se duplique en España de 2015 a 2030 y que la fotovoltaica se multiplique por nueve, mientras que la nuclear se reduciría a más de la mitad. Para esta última fuente de energía está previsto un cierre ordenado por antigüedad, por el que ninguna central cerrará antes de 2025 y la última no después de 2035, de forma que se pasaría de 7.300 megavatios instalados en 2015 a 3.181 en 2030.

De esta manera, entre el periodo 2025 y 2030 se producirían los cierres de los reactores de Almaraz, Ascó I y Cofrentes, y las restantes (Ascó II, Vandellós y Trillo) llegarían abiertas al periodo 2030-2035. Hay que tener en cuenta que de las centrales que están operativas, Almaraz es la más antigua. Su licencia de explotación caduca en 2020 y sus propietarios tienen de plazo hasta el 31 de marzo para solicitar su renovación.

El calendario de cierre de la central extremeña para 2027 y 2028 coincide con el resultado de la reunión que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, mantuvo el pasado 28 de enero con los máximos responsables de las tres empresas que se reparten la propiedad de la instalación. Al encuentro acudieron Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola –dueña del 53% de la planta–; José Bogas, consejero delegado de Endesa –tiene el 36%– y Francisco Reynes, presidente de Naturgy (11%).

A medio y largo plazo

Según publicó este diario entonces, en este encuentro se llegó a un doble acuerdo: ninguna de las nucleares que operan ahora en España cerraría antes de 2025 y muy tarde lo harían en 2035. En el caso concreto de Almaraz, se solicitaría la extensión de la vida útil, y sería el Gobierno quien decidiera hasta cuándo la concedía.

Ayer mismo, fuentes del ministerio aseguraron a Europa Press que el Gobierno en ningún momento ha negociado con antelación este calendario para el cierre de la nuclear. Al contrario, una vez tomada la decisión de cómo sería la planificación, se sentó con las compañías y se pactó a posteriori.

Hay que tener en cuenta que no existía tampoco consenso entre los dueños de la planta para decidir la estrategia a seguir. De hecho, se reunieron en diciembre pasado porque Iberdrola y Naturgy querían entonces renovar el permiso de Almaraz solo por cuatro años, mientras que el tercer socio, Endesa, planteaba en cambio hacerlo por los diez años previstos en un principio.

El futuro de la central también depende de que los dueño s decidan pedir una prórroga

Sobre este asunto Iberdrola aseguró ayer que el paquete de energía y clima –donde se integra el Pniec– representa una 'hoja de ruta' para «cumplir los objetivos ambientales europeos a 2030, orientados a un modelo energético libre de emisiones, competitivo y seguro». Sin embargo, respecto a las nucleares, la empresa cree que será necesario establecer «mecanismos de diálogo y políticas para los sectores más afectados». Mucho más escueto fue Endesa, que afirmó que, en principio, le «suena bien» el plan del Gobierno.

Según las previsiones de la Administración central, la energía eólica pasará de una potencia instalada de 22.925 megavatios en 2015 a 50.528 en 2030, y la solar fotovoltaica de 4.854 megavatios a 36.882, mientras que la solar termoeléctrica pasa de 2.300 a 7.303 megavatios.

HOY avanzó el 17 de enero que el entorno de Almaraz maneja nuevos proyectos de energía de renovables que alcanzan los 1.139,7 megavatios de potencia instalada. Casi la mitad vienen de la que sería la planta fotovoltaica más grande que tendría Extremadura (superando a la que se está levantando entre Usagre e Hinojosa) y, por tanto, una de las mayores del mundo. Irá entre Torrecillas de la Tiesa y Aldeacentenera.

Los promotores de estos proyectos han solicitado a Red Eléctrica el acceso a la red de transporte en la subestación almaraceña para nueve parques fotovoltaicos (989,7 megavatios) y tres parques eólicos (150).