España y Portugal actúan juntos para combatir el camalote en el Guadiana

Acumulación de camalote en el Guadiana ayer en Mérida cerca del puente de la autovía. ::BRÍGIDO/
Acumulación de camalote en el Guadiana ayer en Mérida cerca del puente de la autovía. ::BRÍGIDO

Con el proyecto Aceca diseñan actuaciones de prevención, control y retirada, además de trabajos de investigación

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

mérida. Portugal se involucra definitivamente como socio para combatir el camalote. Los lusos comparten con España una inquietud cada vez mayor por la plaga en el río Guadiana. Por este motivo los dos países se han unido para ejecutar medidas comunes que van desde la detección, hasta el control y retirada del jacinto de agua y abarca igualmente la puesta en marcha de trabajos de análisis e investigación que permitan avanzar en su posible erradicación. Lo hacen a través del proyecto Aceca, incluido en el programa Interreg de cooperación transfronteriza. Avalado por la UE, empieza a coger forma por la puesta en marcha de medidas concretas.

Más

El Boletín Oficial del Estado sacó ayer a licitación un concurso para comprar maquinaria y contratar a personal que retome a partir de enero o febrero la lucha contra el también conocido como jacinto de agua. La intervención será exclusivamente entre la presa de Montijo, en el término de Mérida, y el Puente Ajuda, en Olivenza. El Ministerio para la Transición Ecológica la saca por 974.000 euros sin IVA. Este concurso, cofinanciado en un 75% con fondos europeos, está dentro del Aceca.

El proyecto Aceca está liderado por la Confederación Hidrográfica del Guadiana y llegará hasta principios de 2020. Las inversiones previstas ascienden a 5,5 millones (4,1 son fondos Feder).

Los cuatros socios del proyecto son, en primer lugar, la Confederación del Guadiana. Es quien aporta más, un 76,72% de los fondos propios. Después aparece la empresa pública de Desenvolvimento e Infraestructuras Do Alqueva (9,60%), la sociedad que gestiona el gran embalse portugués.

El riesgo real de que el camalote llegue a Alqueva es el motor de los nuevos planes de actuación conjuntos. «La llegada de la planta invasora al gran lago supondría una amenaza al desarrollo económico y medio ambiente de la zona. Por ello es fundamental la coordinación entre aquellos órganos españoles y portugueses con competencias sobre la cuenca hidrográfica del Guadiana y el embalse de Alqueva», se explica en la memoria del Aceca.

En este proyecto compartido también está la Junta de Extremadura a través de la Dirección General de Medio Ambiente (8,88%) y la Agencia Portuguesa Do Ambiente (administración de la región hidrográfica del Alentejo) con un 4,80% de aportación.Con fondos del Aceca se han adquirido hace algunos meses un vehículo anfibio y se ha construido la nave hangar para albergar la maquinaria específica de lucha contra especies exóticas presentes en el Guadiana, principalmente el camalote.

Alerta temprana

Con la licitación de ayer lo que se van a realizar labores de prevención, vigilancia y alerta temprana en el control del jacinto de agua. Se usará maquinaria para la retirada de la especie invasora, principalmente en zonas no accesibles a esos medios. En tramos sin presencia de camalote o ya limpiados se pretende realizar una vigilancia para detectar y retirar las plantas que puedan aparecer por reproducción.

El objetivo, detalla la Confederación del Guadiana a HOY, es complementar los trabajos de retirada intensiva de camalote que se están realizando con otras actuaciones. Se trata de hacer «disminuir al máximo la presencia de plantas en el río, reduciendo el material potencialmente reproductor para evitar su proliferación masiva cuando las condiciones ambientales son favorables».

En concreto, se va a poner en marcha a principios del próximo año un dispositivo compuesto por ocho peones especializados a través de cuatro equipos, con cuatro vehículos todoterreno remolque de carga.

Del mismo modo se podrá intervenir con cuatro embarcaciones ligeras con remolque para transporte de barcas; un capataz a tiempo parcial con vehículo; un mecánico a tiempo completo con vehículo y un vehículo retrocargo, durante ocho meses.