El gasto del SES en productos sanitarios crece un 15% en cuatro años

Las recetas representan la mayor partida de gasto para el SES. :: hoy/
Las recetas representan la mayor partida de gasto para el SES. :: hoy

Extremadura fue el pasado ejercicio la cuarta comunidad con menor incremento del país con un 2,7%

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El gasto en productos farmacéuticos y sanitarios del Servicio Extremeño de Salud (SES) ha crecido un 15% en apenas cuatro años, al pasar de 550 a 634 millones de euros. Pese a ello, la región se encuentra en el grupo de comunidades con menor subida en el citado periodo, lo que evidencia que las medidas de control de costes están dando sus frutos.

El Ministerio de Hacienda publica cada año los datos de gasto sanitario, tal como exige la Ley de Sanidad desde que se modificó en 2015 para incidir en medidas de transparencia y sostenibilidad del sistema.

Esta información recoge tres parámetros sobre gasto devengado, que es el producido en el ejercicio, esté abonado o todavía pendiente de pago.

El SES pasó de contar con un presupuesto de 1.281 millones en 2014 a 1.586 en 2018

En primer lugar, figura la factura de farmacia hospitalaria, que recoge el coste de los medicamentos dispensados en hospitales y centros de atención sanitaria y sociosanitaria. En el caso de Extremadura, esta partida ascendió el pasado año a 174,5 millones, un 8,1% más que el ejercicio anterior. Desde 2014 el incremento es de casi 40 millones de euros, lo que representa cerca de un 30% de subida.

En segundo lugar, se incluye la cantidad destinada a gasto en medicamentos o productos o sanitarios dispensados en farmacias con receta médica u orden de dispensación. En 2018 llegó a 335,8 millones, un 1,7% más que el ejercicio anterior. En cuatro años ha crecido en 27,5 millones, cerca de un 9%.

Por último, Hacienda publica el gasto en productos sin receta médica ni orden de dispensación, que abarca el material para diagnóstico, investigación y funcionamiento del sistema sanitario. En 2018 ascendió en la región a 123,6 millones, un 1,7% menos que en 2017. Desde 2014 el incremento acumulado pasa del 15%.

El incremento global del pasado año fue de 16,5 millones de euros respecto a 2017, un 2,7% más. Extremadura fue la cuarta región con menor subida, solo por detrás de Asturias, País Vasco y Aragón. La media de las comunidades autónomas fue del 4,6%, mientras que en el conjunto del país fue del 4,5%.

Control del gasto

Estos datos muestran los esfuerzos en materia de control del gasto sanitario que viene haciendo el SES en los últimos años y que se han recogido en los planes económicos remitidos al Ministerio de Hacienda para cuadrar las cuentas regionales ante el exceso de déficit. Algunas de esas medidas aún están pendientes de ejecución, por lo que el Gobierno regional estima que aún hay margen de mejora, como puede suceder con la puesta en marcha de un almacén centralizado de medicamentos.

La importancia que el Gobierno regional ha concedido al gasto sanitario en los últimos años se refleja en la evolución recogida en los proyectos de leyes de presupuestos. El SES ha pasado de contar con 1.281 millones de euros en 2014 a 1.586 en 2018, lo que supone una subida de cerca del 24%. La partida de recetas ha crecido de 231 a 328 millones en el citado periodo, un 42% de subida. Y la cantidad destinada a productos farmacéuticos en hospitales ha pasado de 60 a 110 millones en el citado periodo.

Pese a ello, no ha sido suficiente. La Junta de Extremadura aprobó al cierre del pasado año transferencias de crédito por cerca de 60 millones de euros para hacer frente a costes sanitarios y gastos pendientes de imputar a presupuesto, a lo que se suma 33,6 millones recibidos del FLA para liquidar facturas atrasadas.

Estas cantidades han permitido hacer frente a los compromisos establecidos y evitar el incremento de la deuda con proveedores. Según los datos del Ministerio de Hacienda, Extremadura cerró el año con 126,7 millones en facturas pendientes de pago. De esa cifra, 92,6 corresponde al sector sanitario. En diciembre de 2014 la partida de productos sanitarios impagados ascendía a 218,7 millones de una deuda total con proveedores de 325 millones.

Estos datos muestran que la Administración regional ha conseguido hacer frente a la factura sanitaria en un escenario de incremento de costes. Pero también que, pese a los esfuerzos por conceder al SES los fondos necesarios para su actividad, y al mismo tiempo que se trabaja en la contención del gasto, aún es necesario más dinero, o más ajustes, para financiar la sanidad.