«Es una fórmula demasiado restrictiva, pero mejor que nada»

A.A.CÁCERES.

«Cualquier fórmula que ayude a facilitar que los pensionistas que lo deseen puedan seguir trabajando es buena, para ellos y para el sistema». Es la opinión de Ángel de la Fuente, director ejecutivo de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). «Yo diría -continúa- que la fórmula actual de la jubilación activa es demasiado restrictiva, pero es mejor que nada. No entiendo por qué se exige haber llegado al 100% de la base regulable».

Entre quienes compatibilizan la pensión de jubilación y un empleo son mayoría los autónomos. Representan casi el 90% de los 49.255 jubilados activos que hay en España, según el dato publicado por www.65ymas.com a partir de datos del Ministerio. Según Lorenzo Amor, presidente nacional de ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos), uno de los motivos que explican esto es «la necesidad que tienen muchos autónomos de complementar una pensión que no siempre es alta (las más bajas rondan los 800 euros)». «Hay que tener en cuenta -añade- que el colectivo cotiza de media un 40% menos que los asalariados, y por eso las pensiones, no sólo la de jubilación, son más bajas».

Ahora bien, él entiende que «el motivo del crecimiento de esta opción es que muchos autónomos se ven ágiles aún con 66 años, sienten que su negocio es un hijo más y les resulta muy difícil separarse de él». «Muchos son los que antes seguían acudiendo a su empresa sin declarar que pasaban horas allí», apunta Amor, que cree que «ahora, como no se les quita la pensión, esto se hace de manera legal, creando empleo y continuando con los negocios tradicionales y que vertebran las pequeñas localidades, de modo que se conserva el talento sénior que tanto tiene que enseñarnos y se fomenta el relevo generacional». Por estos motivos, él cree que la jubilación activa «es una buena medida».