La fábrica de los 3 millones de botellas diarios quiere crecer