Extremadura se suma a la búsqueda de médicos

El SES necesita cerca de 60 facultativos para cubrir los puestos vacantes que hay en hospitales y centros de salud repartidos por todo el territorio, la mayor parte de médicos de Familia y pediatras

Personal del SES en la UCI del Hospital Infanta Cristina de Badajoz. ::/HOY
Personal del SES en la UCI del Hospital Infanta Cristina de Badajoz. :: / HOY
Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

No es ni una situación extraordinaria ni alarmante. Pero Extremadura también se lanza, como el resto de comunidades, a la búsqueda de médicos. Necesita más especialistas de los que tiene para cubrir no solo las plazas vacantes que hay, sino para contar con bolsas activas de las que poder tirar para resolver las incidencias que puedan surgir. Aunque sus necesidades son menores que en otras regiones del territorio nacional.

La escasez actual de médicos afecta al conjunto del país. El problema radica, como en tantas otras cosas, en la crisis económica que se sintió con fuerza a partir del año 2010. Ello motivó que se ofertaran menos plazas de Médico Interno Residente (MIR), en un intento más por ahorrar dinero en las arcas públicas, y que por tanto no todos los médicos que terminaban en las facultades tuvieran la opción de realizar la formación especializada, que es requisito en España para trabajar. El desfase sigue siendo hoy una realidad, aunque en el MIR de este año se han aumentado las plazas, y está generando que en todo el territorio cueste reponer las jubilaciones médicas. En el caso de Extremadura, además, el plan de ordenación de recursos humanos del SES ha establecido, desde septiembre de 2016, la jubilación forzosa a los 65 años, y solo se permite a los facultativos continuar en el servicio activo hasta los 67 siempre y cuando su plaza no se pueda cubrir y haya demanda asistencial.

«Hemos pedido que hasta que la oferta de plazas MIR mejore y esté acorde con los que acaban cada año en las facultades de Medicina, se suspenda la jubilación forzosa a los 65 años», recuerda Carlos Arjona, presidente de los médicos extremeños. «Se trata de una medida para paliar la falta de especialistas, pero el SES no quiere llevarla a cabo», añade. A pesar de que, según los datos que maneja el Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Extremadura, en la próxima década se vaticina que un tercio de los 4.100 médicos en ejercicio en la región se jubilarán.

Por lo tanto, desde el punto de vista de los profesionales, la situación de las listas de espera en los hospitales y la demora en las consultas de Atención Primaria, continuarán. Y ello supondrá una peor atención sanitaria al paciente y una sobrecarga laboral para el médico.

Sin embargo, desde el SES se considera que, aunque la falta de especialistas es una realidad y que Extremadura tiene plazas vacantes de difícil cobertura además, los nuevos MIR podrán ir asumiendo de forma paulatina las jubilaciones que se vayan produciendo hasta que la situación mejore de forma global en el país con la ampliación de plazas de formación especializada.

«No necesitamos muchos especialistas para lograr que todas las plantillas estén completas; pero sí es cierto que en todas las especialidades tenemos una situación precaria para cubrir ausencias, para poder atender sustituciones», declara Ceciliano Franco, director gerente del SES.

Por eso, desde su punto de vista, además de conseguir cubrir las cerca de 60 plazas que hoy están vacantes en diversas categorías, especialmente en Medicina de Familia y Pediatría, «sería necesario contar con bolsas activas de todas las especialidades a las que poder recurrir en caso de que surjan incidencias y, por tanto, haya que sustituir a los médicos», explica Franco. Por lo que las necesidades reales de la sanidad pública extremeña para garantizar un día a día normalizado, que no pase por estar semanas o meses sin los facultativos necesarios en el servicio de turno, como ha ocurrido recientemente en el Servicio de Pediatría del Hospital de Plasencia, van más allá de las 60 plazas que hoy no están cubiertas en el conjunto del SES.

Médicos en los pasillos del Hospital de Coria
Médicos en los pasillos del Hospital de Coria / HOY

Competencia nacional

Plazas sin cubrir que podrían incrementarse en los próximos meses, como también es el caso del Servicio de Traumatología del Hospital de Plasencia, entre otros, con motivo del concurso de traslados ofrecido por Castilla y León. Ceciliano Franco reconoce que la falta de especialistas en todo el país hace que la demanda de médicos sea mayor que la oferta y, por tanto, que éstos tengan diversas plazas a las que optar. Motivo por el que cubrir algunas en Extremadura resulta más que complicado. Puestos de trabajo ubicados especialmente en zonas rurales y en hospitales pequeños localizados en núcleos urbanos también pequeños.

Si es cierto que fueron concebidos por la Administración con el buen propósito de acercar todo lo que se pueda la sanidad a la población, y minimizar desplazamientos en las comarcas que se encuentran más alejadas de los núcleos grandes, no lo es menos que los médicos no quieren ir a hospitales pequeños, como puede ser el caso de Talarrubias o Coria, y que tampoco quieren las vacantes que hay en zonas rurales como la Siberia, la Jara o Sierra de Gata. «Y al haber ahora una gran demanda de médicos en todo el país, estas plazas de difícil cobertura lo son aún más, porque desde otras regiones se ofertan puestos de trabajo más atractivos para los facultativos», asume Franco.

El SES está tratando de paliar las carencias que pueden presentar las localidades pequeñas, en cuanto a atractivos para los nuevos especialistas, con contratos estables al menos para garantizar que los MIR que se forman en la región, se queden en Extremadura. Es la petición unánime, además, lanzada desde los colegios y sindicatos, junto con una mejora notable de las condiciones laborales para los que ya están en la sanidad pública, que pasa por la vuelta a las 35 horas semanales y, sobre todo, el desbloqueo de la carrera profesional.

Familia: En 10 años se jubilarán en torno a 600 médicos

Colegios profesionales y Consejería de Sanidad coinciden en que se trata de la especialidad con más necesidades en el momento actual y también en los próximos años. Ahora, según el SES, se requieren en torno a una treintena de médicos de Familia en la región, la mayoría de ellos para los equipos de Atención Continuada. Pero en el futuro se seguirán necesitando. Las previsiones realizadas señalan que en la próxima década se jubilarán unos 600 médicos de Familia en Extremadura, que representan el 40 por ciento del total de facultativos de esta especialidad, y por tanto las necesidades se mantendrán porque, a priori, los nuevos MIR de Familia no podrán cubrir la totalidad de vacantes que surgirán tras las jubilaciones previstas.

Pediatría: Urge tanto en Primaria como en Especializada

El déficit de pediatras ha marcado la sanidad extremeña en los últimos años. Porque no hay especialistas no ya en la región sino en el resto del país. De ahí que el SES no solo los necesite para completar las plantillas de Atención Especializada, actualmente en el Hospital de Plasencia, donde se dan las mayores carencias, sino también para cubrir las plazas destinadas a estos especialistas en los centros de salud, en la Atención Primaria por tanto. Ahora mismo, en torno a quince de estas plazas están siendo cubiertas por médicos de Familia según los datos del

Traumatología: El envejecimiento de la sociedad dispara la demanda

El envejecimiento de la población tiene consecuencias directas en toda la actividad asistencial. Con la edad llegan los achaques y con ellos el incremento de la demanda de servicios médicos. Y uno de los ámbitos en los que esta circunstancia se constata con mayor intensidad es la especialidad de Traumatología, sector en el que se requieren una decena aproximada de facultativos en la actualidad según la Consejería de Sanidad. El envejecimiento ha disparado las operaciones quirúrgicas para implantar prótesis de cadera y rodilla un 25% en los últimos años hasta situarse en 2.000 intervenciones anuales, casi seis cada día del año. Motivo por el que Traumatología es una de las especialidades con mayor demanda asistencial y también con mayor lista de espera.

Urología: Dificultad para cubrir las vacantes en la región

No se trata de un número de vacantes elevado. De hecho, el SES señala que en la actualidad son cuatro solo los urólogos que se necesitan para cubrir las vacantes que hay en el sistema sanitario público; una cifra similar a la que presentan otras especialidades como Dermatología o Anatomía Patológica. Sin embargo, las vacantes de Urología son puestos de trabajo que están resultado más que difícil cubrir. El propio consejero de Sanidad, José María Vergeles, ha reconocido recientemente que las principales dificultades por la falta de médicos en la región se encuentran en el ámbito de la Medicina Familiar y Comunitaria y en Pediatría, en cuanto a número de vacantes, pero que hay otras especialidades, como es el caso de Urología, «que a nosotros nos está costando mucho cubrir las plazas que tenemos vacantes en determinadas localidades de Extremadura».

Psiquiatría: El auge de los trastornos adaptativos

Son aproximadamente 162.000 al año las consultas que asumen los equipos de Salud Mental en la región y los estudios sobre los diagnósticos arrojan un incremento de los trastornos adaptativos (por ejemplo la dificultad para continuar con la vida diaria después de una ruptura con la pareja) y del estado de ánimo (una depresión que puede aparecer sin causa aparente). En definitiva, toman peso en estas consultas los que podrían considerarse trastornos mentales comunes frente a los graves (esquizofrenia, trastorno bipolar, etcétera), y hacen que la demanda asistencial crezca en Salud Mental. Según el SES, son tres los psiquiatras que necesita la región para cubrir vacantes pero también tiene dificultades para encontrar a estos especialistas.

 

Fotos

Vídeos