Extremadura repite como la comunidad más solidaria en donaciones de sangre

Extremadura repite como la comunidad más solidaria en donaciones de sangre

La región cuenta con 44 donantes por cada mil habitantes

EFE

Extremadura es de nuevo la comunidad autónoma con mayor índice de donaciones de sangre por cada 1.000 habitantes (44,27) en 2018, año en el que estas donaciones ascendieron a 47.492, lo que supone un descenso de un 1,48 % en relación a 2017.

En España, el número de donaciones de sangre fue de 1.685.301 lo que supone un descenso del 0,31 % respecto a 2017, cuando se situaron en 1.690.517.

El índice nacional de donaciones por cada mil habitantes fue de 36,07, según los datos que recoge la Federación Española de Donantes de Sangre en su revista nacional, editada con ocasión del Día Mundial del Donante, que se conmemora el próximo viernes, 14 de junio.

El número de donantes activos se mantiene en torno a los dos millones (1.993.500) y se han incorporado por primera vez 185.350 (500 al día), de los que el 34,2 % son jóvenes de entre 18 y 35 años.

Extremadura es la comunidad autónoma con mayor índice de donaciones por cada 1.000 habitantes (44,27); le siguen Castilla y León (43,32), Asturias (39,74), País Vasco (39,58) y Galicia (39,23).

En el extremo contrario se sitúan Melilla (17,47), Canarias (31,39), La Rioja (31,83) y Baleares (32,21).

Por provincias, Álava, Burgos y Valladolid superan las 50 donaciones por cada mil habitantes y por encima del índice de 40 (necesario para que el sistema sea viable) están Albacete, Asturias, Navarra, Badajoz, Guipúzcoa, Cáceres, Salamanca, Palencia, Pontevedra, Granada, Segovia, Soria, Córdoba y La Coruña.

La Federación destaca, «por encima de los datos estadísticos» y su desglose por comunidades, que España «es uno de los pocos países autosuficientes en la materia» e incide en que lo «esencial» es que todos los territorios han conseguido cubrir las necesidades «con una correcta y eficiente optimización en las transfusiones».

Asimismo, recuerda que las donaciones permiten salvar la vida a más de ochenta personas cada día «y mejorar la salud y calidad de muchas más».