Extremadura regula el uso de perros de asistencia para personas con discapacidad

Perro adiestrado para ayudar a una joven con discapacidad::/HOY
Perro adiestrado para ayudar a una joven con discapacidad:: / HOY

Los canes deberán llevar un distintivo especial y los usuarios necesitarán un carnet que acredite la vinculación con el animal

RUBÉN BONILLA

Una marca que los identifique como perros de asistencia para personas con discapacidad, un carné para el usuario de dichos animales y un listado de lugares donde pueden acceder con ellos o les está restringida la entrada. Son algunas de las cuestiones reguladas por el Decreto 135/2018 sobre perros de asistencia publicado este jueves en el Diario Oficial de Extremadura (DOE).

Más información

La norma extremeña nace con la propuesta de la Asociación para la Atención y la Integración Social de las Personas con Discapacidad Física de Extremadura (Apamex) para incorporar la regulación sobre estos perros de asistencia a la Ley de Accesibilidad de la región.

Existe el dicho de que los perros son los mejores amigos del hombre, pero en el caso de los canes de asistencia esa relación va más allá ya que la vida de sus usuarios muchas veces depende de ellos. Estas mascotas dan asistencia a personas con discapacidades visuales, auditivas, físicas o patologías como diabetes, epilepsia y autismo, entre otras.

El Reglamento aprobado contiene una clasificación en la que se distinguen hasta cinco tipos de canes: perro guía, de señalización de sonidos, de servicio, perro de aviso o alerta médica y perro para personas con trastornos del espectro autista.

Función de los diferentes perros de asistencia

Perro guía
Guiar a una persona con discapacidad visual con sordoceguera.
Perro de señalización de sonidos
Avisar a las personas con discapacidad auditiva de diferentes sonidos e indicarles su origen.
Perro de servicio:
Prestar ayuda a las personas con discapacidad física que necesitan ayuda para realizar las actividades de la vida diaria.
Perro de aviso o alerta médica:
Avisar de una alerta médica a personas con discapacidad y crisis recurrentes con desconexión sensorial de una enfermedad específica como diabetes, epilepsia u otra enfermedad orgánica.
Perro para personas con trastornos del espectro autista:
Preservar la integridad física de estos usuarios, controlar situaciones de emergencia y guiarlos.

Derechos y obligaciones

La normativa aprobada por el Ejecutivo extremeño, que recoge de forma literal todas las propuestas de la Apamex, fija los derechos y obligaciones de los usuarios, de los responsables de los animales, así como de los centros de adiestramiento.

Entre dichas obligaciones figura la de llevar en el arnés, peto o collar una marca que los distinga por la función que desempeñan. Asimismo, los usuarios deberán llevar un carnet, expedido por la Consejería competente en servicios sociales, que le vincule con el can.

Distintivo que deberá llevar visible el perro de asistencia
Distintivo que deberá llevar visible el perro de asistencia / HOY

El texto que recoge el DOE también especifica los lugares públicos, de acceso público o privados de uso colectivo a los que pueden acceder estas personas con discapacidad acompañados de perros de asistencia, como pueden ser centros de enseñanza o instalaciones deportivas. En los trasnportes públicos de viajeros están exentos de pago adicional y el número máximo de animales que pueden ir en un taxi se fija en dos.

También viene recogido que el usuario de un perro de asistencia tiene derecho a que el animal esté a su lado durante su jornada laboral en el centro de trabajo y, si fuera necesario, la empresa debe adoptar medidas que faciliten la adaptación de su entorno laboral.

Joaquim González, diputado invidente, junto a su perro guía, durante su intervención en un pleno de las Cortes Valencianas en 2003
Joaquim González, diputado invidente, junto a su perro guía, durante su intervención en un pleno de las Cortes Valencianas en 2003 / HOY

Restricciones y obligaciones

Los animales tienen también, como es lógico, restricciones de acceso a zonas como son quirófanos o salas de cura por cuestiones higiénicas, zonas de manipulación de alimentos, espacios con agua en piscinas y parques acuáticos o el interior de una atracción en un parque de atracciones. También se restringe también el acceso si el animal muestra signos de enfermedad, parásitos, heridas abiertas o falta de higiene.

De la misma manera, los usuarios adquieren la obligación de mantener al perro en condiciones de higiene y salud.

Educadores

Los educadores y adiestradores de perros de asistencia también tienen derechos y obligaciones entre los que figuran mantener a su lado y controlado con sujeción en lugares, establecimientos y transportes, además del garantizar la higiene y el buen trato del animal.

Un seguro de responsabilidad civil

Las personas que tengan a su cargo un perro de asistencia deberán suscribir una póliza de seguro de responsabilidad civil por los daños, perjuicios y molestias que pueda ocasionar el animal.

La norma recoge que el mínimo de cobertura que debe cubrir la póliza de seguro será de 120.000 euros por siniestro. En caso de no tener al corriente el seguro el can perderá su condición de perro de asistencia.