Extremadura es la región más afectada por la falta de compensación del IVA

María Jesús Montero, ministra de Hacienda. :: hoy/
María Jesús Montero, ministra de Hacienda. :: hoy

La falta de Presupuestos del Estado y de un nuevo Gobierno retrasa el pago de los 75 millones que se dejaron de ingresar tras la reforma del año 2017

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Extremadura es la comunidad autónoma más perjudicada por la falta de concreción en cómo se compensa la reforma que se llevó a cabo en el sistema de pago del IVA, lo que supuso una caída de ingresos de más de 2.500 millones de euros para las regiones españolas.

Según un informe elaborado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), en el caso de Extremadura la falta de compensación supone una merma de ingresos de casi cuatro décimas del Producto Interior Bruto regional, lo que se traduce en 75 millones de euros.

Sin embargo, las dificultades para contar con Presupuestos del Estado y para formar Gobierno han impedido hasta el momento que se adopten las reformas necesarias para alcanzar la compensación y que la región extremeña siga pendiente de recibir esos 75 millones, lo que también es probable que tenga una repercusión negativa en el cumplimiento del déficit.

La Airef considera muy improbable que la comunidad pueda cumplir este año el límite de déficit

Se trata de la comunidad con mayor impacto debido a la importancia que tiene el sistema de financiación autonómica en los ingresos de la Junta. Madrid, en cambio, será la menos perjudicada, con un 0,15% de su PIB. Pero esta cuestión no afectó al resultado de 2017, sino que supone una amenaza para las cuentas de este año.

En julio de 2017 entró en vigor el sistema de información inmediata (SII) del IVA. Básicamente, supone que los contribuyentes que realizan el ingreso mensual del impuesto en la Agencia Tributaria disponían de diez días más respecto al modelo anterior. Esto provocó que la recaudación del mes de diciembre de ese año se produjera en enero de 2018. Por este motivo, en 2017 la Administración del Estado recaudó once meses de IVA.

Las comunidades autónomas no se vieron afectadas inicialmente, ya que las entregas a cuenta (aportaciones mensuales que realiza el Ministerio de Hacienda basándose en una previsión de ingresos) del sistema de financiación se calcularon en aquel año sobre doce mensualidades. Pero en 2019 tiene que practicarse la liquidación definitiva de 2017 en función de los ingresos. Como la recaudación real, por once meses, fue inferior al dinero adelantado, esa liquidación es favorable al Estado en algo más de 2.500 millones de euros.

Para evitar este problema, el Ministerio de Hacienda anunció a mediados del pasado año que tomaría medidas. De entrada, se planteó volver a modificar los plazos de pago del IVA, con lo que se eliminaría el efecto de arrastre y se generaría un mes más de recaudación en 2019. Asimismo, el Gobierno anunció un préstamo a las comunidades autónomas para compensar la desviación de 2017, o bien ampliar las entregas a cuenta del sistema de financiación a trece mensualidades en el presente ejercicio. Pero la caída de los Presupuestos Generales y el retraso en la formación del nuevo Gobierno, como se ha dicho, han impedido que se adopten estas reformas.

Impacto en el déficit

Esto tendrá un efecto directo en las cuentas de las comunidades autónomas, y especialmente en Extremadura, ya que se trata de la región más perjudicada por la falta de medidas para compensar la desviación del IVA en 2017.

En su informe sobre el cumplimiento esperado de los objetivos de estabilidad de Extremadura en 2019, la Airef empeora la calificación de la región. Si en su evaluación inicial de los Presupuestos regionales consideraba improbable que la región pudiera cerrar el año dentro del límite de déficit fijado por el Gobierno, el 0,1% del PIB, ahora estima que es muy improbable. Si antes era muy difícil, ahora lo ve casi imposible.

Este informe indica que el escenario de financiación autonómico más probable actualmente no contempla la citada reforma del IVA. Por ese motivo, la Airef realiza una estimación con la previsión de ingresos comunicada en julio del pasado año, antes de que se anunciara una posible compensación por la desviación de 2017.

Para la entidad, los ingresos de la comunidad en 2019 podrían perder nueve décimas de peso en el PIB regional, a las que se sumarían otras cuatro décimas por el impacto negativo de la ausencia de compensación del nuevo sistema del IVA. «El crecimiento esperado en los ingresos está condicionado fundamentalmente por la evolución negativa de fondos de la UE», añade. «Este factor, añadido al crecimiento moderado de los recursos del sistema y, en menor medida, al impacto de las rebajas fiscales, determinan que el conjunto de los ingresos caiga cerca de 3%». En cuanto a los gastos, espera que crezcan en torno al 3%.

Por ese motivo, la Airef considera necesarias medidas de contención del gasto, e incluso sugiere que cabría solicitar a Hacienda que activara la advertencia por un posible incumplimiento del déficit, una herramienta recogida en la Ley de Estabilidad que daría a la región un mes para llevar a cabo acciones de control.

Sin embargo, concluye que no es necesario debido a que Extremadura mantiene una ejecución muy contenida del gasto en lo que llevamos de 2019. A esto añade que el crecimiento del gasto por habitante de la comunidad en los últimos años está por debajo de la media de otras regiones (hasta cuatro décimas menos, 1,3% frente al 1,7% del resto de regiones).

Además, destaca que la Junta no ha tomado medidas significativas en materia de personal al margen de las permitidas por el Gobierno sobre el aumento salarial para el presente año. Y aunque la Airef también aprecia riesgo de incumplimiento de la regla de gasto, añade que está condicionado por la distorsión que produce la variación de los fondos de la Unión Europea.