El Extremadura UD rechaza cualquier relación con el amaño de partidos

Íñigo López después de ser puesto en libertad con cargos. :: hoy/
Íñigo López después de ser puesto en libertad con cargos. :: hoy

«La maledicencia en conversaciones públicas o privadas sobre nuestro noble club tendrá la correspondiente respuesta», advierte

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

El Extremadura UD rechazó ayer tener relación con los amaños de partidos que investiga la Policía Nacional dentro de la Operación Oikos, que concluyó con la detención de varios futbolistas, entre ellos el exjugador azulgrana Íñigo López.

El club de Almendralejo fue tajante en un comunicado en el que ofrece su apoyo «a la Justicia, la Ley y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en la persecución de delitos que intenten dañar la limpieza de las competiciones del fútbol».

De ese modo valoraba la información adelantada por HOY, en la que se daba a conocer una conversación entre Íñigo López y el presidente del Huesca, Agustín Lasaosa, en la que el dirigente del equipo oscense le relata al futbolista la comida que habría mantenido con el empresario Luis Oliver y con el presidente del Extremadura, Manuel Franganillo, para dar forma al fichaje de Enric Gallego por parte del Huesca.

La Policía Nacional cree que Íñigo López y Lasaosa intentaron amañar un partido del Extremadura

Tras el análisis de esa conversación y otra mantenida por López y Lasaosa a mediados de febrero, la policía concluyó en un informe al que ha tenido acceso HOY que ambos estarían tratando de amañar el resultado de un partido del Extremadura, una supuesta acción delictiva que, en el caso de cometerse, habría reportado beneficios al exjugador azulgrana y al directivo del Huesca, que según se desprende de las escuchas tenían contraída una deuda a la que debían hacer frente con urgencia.

En el comunicado que se difundió ayer, el Extremadura UD se desmarcaba de cualquier intento de amaño y mostraba su disposición a perseguir este tipo de delitos. «Nuestro club se caracteriza por la humildad y el respeto absoluto con pleno convencimiento interno al 'fair play', a la pureza del campeonato y al amor a la esencia del fútbol, la competencia por el esfuerzo y el talento».

«Ninguna conversación entre los investigados es de interés para nosotros. La maledicencia en conversaciones públicas o privadas sobre nuestro noble club tendrán la correspondiente respuesta legal si fuera el caso, sin descartar la personación en las actuaciones judiciales como perjudicados», prosigue el comunicado.

En esas conversaciones, Lasaosa habla de la comida que mantuvo con Manuel Franganillo, Luis Oliver y varias personas más para materializar el fichaje de Enric Gallego por parte del Huesca a mediados de enero de este año.

El equipo afirma que al futbolista detenido le dieron la baja porque no rendía lo suficiente

La Policía llegó a la conclusión de que cuando el presidente del Huesca y el futbolista hablaron por teléfono se sentían intranquilos porque eran incapaces de devolver una cantidad de dinero que supuestamente les habían prestado «los malos» para amañar un partido disputado meses atrás por equipos que nada tienen que ver con el Extremadura. En ese encuentro, finalmente no se produjo el resultado esperado, razón por la que tenían que devolver el dinero que habrían pagado a los jugadores.

Lasaosa dice que durante esa comida le pidió a Luis Oliver que el Extremadura cuidara a Íñigo López. «A Íñigo cuídamelo, ¡eh! Y ya no te digo si juega o no tiene que jugar, a mí eso me la suda (...). A mí me importa lo mío, me da igual quién juega o creo que, digo, pero a ti te va a ayudar, ¿eh?, y me estás entendiendo, ¿no? Y me dice: 'Oído cocina'».

En ese momento, afirmaba Lasaosa, Oliver se habría dirigido a Franganillo para decirle «que Íñigo se tiene que quedar, que es de los nuestro».

Íñigo López estuvo en el Extremadura hasta mediados de enero y después fichó por el Deportivo de la Coruña, equipo al que pertenecía cuando fue detenido por su presunta participación en la red de amaños deportivos. «El paso de Íñigo Lopez por nuestro club, en la primera vuelta del pasado campeonato, fue a petición expresa del entrenador, sin ser tan siquiera evaluado por la dirección deportiva, y fue apenas significativo por su bajo rendimiento, por lo que se le dio la baja por no contar deportivamente para el club para la segunda vuelta», prosigue el comunicado.

Por último, el club se refirió a la situación de Franganillo y Oliver en el Extremadura. El club explica que el presidente del Extremadura UD es Manuel Franganillo y que «Luis Oliver es el máximo responsable en el área deportiva, como es sabido en todo el mundo del fútbol».

«Ambos se reparten las tareas ejecutivas en el devenir diario del club, y el presidente, Manuel Franganillo, tiene delegadas todas las funciones del Consejo de Administración con total autonomía». «El accionariado del club se encuentra repartido al 50% entre las familias de ambos dirigentes, como conoce el Consejo Superior de Deportes».