Extremadura, sin raza autóctona de perro reconocida pese a tener el naveño

Extremadura, sin raza autóctona de perro reconocida pese a tener el naveño

La Sociedad Canina de la región impulsó el proceso para el reconocimiento, pero «quedó parado» por falta de apoyo institucional, cuenta su presidenta, Carmen Gil

EFE

Extremadura es la única comunidad autónoma española que no tiene ninguna raza de perro autóctona reconocida por los organismos nacionales o internacionales, pese a contar con una especie propia, el naveño.

La vicepresidenta de la Sociedad Canina de Extremadura, Carmen Gil, ha manifestado que el proceso para este reconocimiento se impulsó desde la región para que fuera admitida por la Real Sociedad Canina de España y después elevarlo a la Federación Internacional, pero «quedó parado» por falta de apoyo institucional.

El proceso no ha contado en todo este tiempo con el apoyo de la Administración autonómica, ha asegurado la representante de la Sociedad Canina extremeña, entidad que desarrolla este fin de semana en Badajoz la Exposición Canina Internacional, donde el naveño no puede participar a causa de la falta de este reconocimiento.

Según ha precisado, la Sociedad Canina autonómica inició el proceso y elaboró un dossier sobre este perro originario de Navatrasierra, pero el trámite «no se impulsó».

Gil ha afirmado que todas las comunidades tienen reconocidas razas autóctonas, como recientemente ha hecho la Comunidad Valenciana con una nueva.

Sin embargo, el naveño no tiene el apoyo preciso en Extremadura, pese a que cada vez son más los municipios de la comunidad en los que está presente.

Un aumento de su presencia que sin embargo no va parejo con un reconocimiento legal que incida en la mejora de su selección, en medidas para su conservación o para su conocimiento, o en su presencia en concursos nacionales o internacionales, ha lamentado.

Esta raza fue usada en sus inicios para cuidar las cabras en las estribaciones de la sierra de Guadalupe, para después ser también habitual en las rehalas de caza, pues se trata de un perro «muy polivalente», según Gil.