Extremadura tiene el menor número de alumnos por aula de todo el país

Imagen de archivo de una clase en un colegio rural extremeño. /Hoy
Imagen de archivo de una clase en un colegio rural extremeño. / Hoy

La región presenta la ratio más baja tanto en las etapas obligatorias de Primaria y Secundaria como en Bachillerato

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

No solo está por debajo de la media española, sino que Extremadura es la comunidad autónoma del conjunto del país que presenta la ratio más baja, el menor número de alumnos por grupo educativo.

Según los últimos datos publicados al respecto por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), la región tiene en las dos etapas obligatorias de enseñanza una media de 18,2 alumnos en Primaria y 20,2 en Secundaria. Las ratios establecidas para ambas son de 25 y 30 alumnos, respectivamente. Y en ambas la media nacional se sitúa en 21,9 y 25,2.

Pero además de en estas etapas, también Extremadura es la comunidad con menos número de alumnos por grupo educativo en Bachillerato. La cifra publicada por el MEC es de 21,1 alumnos frente a la media nacional que asciende a 26,3 y los 35 alumnos por aula en que está fijada la ratio oficial.

Asimismo, la región presenta un menor número de alumnos por aula que la media del país en el resto de enseñanzas, como Infantil (16,1), Formación Profesional Básica (8,8), ciclos formativos de grado medio y superior (14,4 y 17,3) y Educación Especial (5). Es en esta última enseñanza en la que más se aproxima a la media nacional, que está en 5,4 alumnos por grupo educativo.

En cuanto al número de alumnos por profesor, que indica cómo se distribuyen los recursos de personal docente en relación al alumnado, la situación es similar. El número medio de alumnos por profesor está en 12,5 para el total nacional. Por comunidades autónomas, las que tienen menor ratio, 11 o menos alumnos por profesor, son Galicia, Extremadura, Asturias, Castilla y León y Cantabria. Teniendo en cuenta la titularidad del centro, según los datos del MEC, la media nacional de alumnos por profesor en los centros públicos está en 11,5 y en los centros privados en 15,2. Y de nuevo Extremadura es una de las comunidades autónomas con menor ratio en los centros públicos.

Sin olvidar que la región también es una de las que cuenta con menos alumnos extranjeros del país. La cifra global de este alumnado ha seguido una evolución creciente a lo largo de todos los cursos desde 2000, según destaca el MEC. Pero su peso no es igual en todas las comunidades. De hecho, las que presentan menores porcentajes de alumnado extranjero son Galicia (2,6%), Extremadura (2,9%) y Principado de Asturias (3,8%).

El arreglo escolar

La ruralidad de la región unida a la caída de la natalidad y al descenso de la población explican que Extremadura presente unas ratios menores a los del resto de comunidades autónomas. No en vano, la escuela extremeña lleva años perdiendo alumnado.

Los colegios y los institutos extremeños han perdido 7.425 alumnos solo en los últimos cinco cursos. Tras el repunte de la natalidad en 2008 y 2009, la caída que se viene experimentando desde entonces tiene su reflejo en el número de escolares. De los 185.925 en total del curso 2014/2015 (entre centros públicos y concertados, en enseñanza no universitaria) se ha pasado a los 178.500 del curso académico que finalizó el pasado junio.

La comunidad es una de las que presenta un menor porcentaje de escolares extranjeros

La última consecuencia de esta realidad es que el colegio de Robledillo de la Vera no abrirá sus puertas este curso, al quedarse solo con un alumno de los cuatro que ha tenido hasta junio y con los que el centro permaneció abierto.

Porque si bien la caída del alumnado sigue siendo una constante, y motivo por el que la región presenta las ratios más bajas, también lo es que la Administración educativa, más allá de los números, busca que los colegios se mantengan abiertos en la amplia zona rural extremeña. De hecho, el arreglo escolar para el curso que empieza el próximo 12 de septiembre, como se conoce esta planificación que se realiza todos los años para ajustar las plantillas docentes, no se ha llevado a cabo teniendo en cuenta en exclusiva los números. Porque el objetivo de la Consejería de Educación, como ha explicado en más de una ocasión, es mantener los centros rurales.

«Además, las ratios oficiales pueden ser normales para las ciudades, pero no para los pueblos con poca población; por eso se está siendo flexible, porque 15 alumnos por aula en un colegio de Mérida es una ratio baja, pero no lo es desde luego ni mucho menos en un pueblo», explica Alfredo Aranda, de PIDE.

Las ratios bajas «se corresponden con la realidad de esta región, que es diferente en muchos aspectos a otras, también en este, pero la prioridad tiene que ser siempre mantener los colegios abiertos en los pueblos para luchar contra la despoblación en ellos, porque si se cierran el futuro de esa localidad será peor», zanja Aranda.