Bajan los robos y los hurtos pero suben los delitos sexuales y las estafas en Extremadura

Agentes de la Policía patrullan la calle Menacho en Badajoz. ::/HOY
Agentes de la Policía patrullan la calle Menacho en Badajoz. :: / HOY

La región mantiene la tasa de criminalidad más baja del país, con 24,7 infracciones penales por cada mil habitantes

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Extremadura sigue siendo la región más segura de España. El dato figura en el balance de la criminalidad que ayer fue presentado por la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, quien destacó el hecho de que mientras en la región se denuncian 24,7 infracciones penales por cada mil habitantes, en comunidades como la catalana esa cifra se sitúa en 61,2.

Estas dos regiones ocupan los extremos en un país donde la media es de 45,1 denuncias por cada mil habitantes. En la región, el año pasado fueron comunicados a la Policía y a la Guardia Civil 26.535 infracciones penales, 124 menos que en 2017. Por tanto, cada uno de los 365 días del año 2018 fueron denunciados de media 72,6 hechos delictivos.

El dato global es positivo pero no todos los delitos han evolucionado de la misma forma. Mientras los robos con fuerza en las cosas (–7%) y los hurtos (–8,7%) han bajado, se ha producido un espectacular incremento en las estafas  (+40,7%) y en las agresiones sexuales (+110%).

García Seco no ocultó su preocupación ante el aumento de los delitos contra la libertad sexual, pero evitó hacer una valoración excesivamente alarmista porque el número de denuncias sigue siendo pequeño: de los diez casos denunciados en 2017 se ha pasado a los 21 de 2018.

El jefe superior de la Policía, José Manuel Merino, confirmó que la mayoría de las agresiones se habían producido en los grandes núcleos de población, cuyo control depende de la Policía Nacional. «De los 19 casos que hemos investigado, hemos logrado esclarecer 18», dijo.

Merino explicó que este tipo de delitos se cometen en el ámbito privado, por lo que el trabajo policial se inicia en la mayoría de los casos cuando ya se ha producido el delito. «Por eso es tan importante trabajar en la educación para prevenir este tipo de conductas».

El año pasado también se denunciaron en la región diez casos de pornografía infantil y hubo un total de 1.256 denuncias por malos tratos, casi los mismos que en 2017, cuando se registraron 14 casos menos.

En cuanto a los asesinatos y homicidios consumados, fueron cuatro (en 2017 hubo ocho), y hubo 17 tentativas de asesinato y homicidio doloso. En ambos casos se reduce el número, al igual que ocurre con las lesiones, un tipo de delito que fue denunciado en 1.956 casos.

El general jefe de la Guardia Civil en Extremadura, José Luis Gómez Salinero, valoró positivamente la evolución de la criminalidad y resaltó el trabajo preventivo que realizan los agentes.

También se habló del incremento que han experimentado las estafas, que han pasado de las 2.268 denuncias de 2017 a las 3.190 de 2018. El incremento es del 40,7% y está relacionado con la creciente utilización de Internet como sistema de compra. Este campo las fuerzas de seguridad apuestan por difundir consejos que hagan más seguras las compras, puesto que las investigaciones chocan con la dificultad de identificar la dirección IP desde la que se comete el delito.