Extremadura debe impulsar su industrialización

En Cáceres hay una propuesta firme para invertir 350 millones de euros en cuatro años para producir litio, gracias lo cual se generarán más de 200 empleos directos, y hasta 1.000 empleos indirectos durante los 24 años del proyecto, con salarios por encima de la media de la región

TOMÁS SÁNCHEZ ÁLVAREZPresidente del Think Tank 'Bravo Murillo'

El Grupo de Think Tank 'Bravo Murillo', integrado por profesionales del sector industrial de Extremadura y Madrid, se ha reunido en el Hogar Extremeño de Madrid para sugerir unas pautas y generar ideas para el desarrollo económico y la industrialización de Extremadura que suponga la creación de riqueza, puestos de trabajo, la retención de los jóvenes profesionales en la región y agilizar la llegada de un tren digno

Se debe incentivar y apoyar cualquier inversión que suponga creación de riqueza en la región, y en este sentido, no se puede descartar sin estudiar ninguna propuesta.

En Cáceres hay una propuesta firme para invertir 350 millones de euros en cuatro años para producir litio, el mineral que se usa en todo el mundo para baterías de coches eléctricos, ordenadores y teléfonos móviles.

Gracias a la inversión prevista por el proyecto se generarán más de 200 empleos directos y hasta 1.000 empleos indirectos durante los 24 años de vida del mismo con salarios sustancialmente por encima de la media en Extremadura, una región con altos índices de desempleo, en despoblación y con bajos índices económicos.

La producción de litio está altamente especializada y es la base de la cadena de suministro para las baterías modernas, así su producción local servirá como foco de atracción de inversiones en la región para otros proyectos industriales complementarios, como son fabricantes de automóviles eléctricos, fabricantes de baterías o productores de cátodos, entre otros.

El impacto medioambiental del proyecto es muy positivo puesto que sus únicos inconvenientes técnicos (ruido, polvo y consumos eléctrico y de agua), han sido tenidos en cuenta en el proyecto empleando medidas correctoras muy superiores a las realizadas en minería de otros materiales (áridos) actualmente en funcionamiento en la misma zona, gracias al alto valor del mineral del litio.

Gracias al proyecto industrial de San José, se podrán fabricar más de 10 millones de vehículos eléctricos durante sus 24 años de producción, integrándose dentro del mercado europeo, reduciendo drásticamente no sólo las emisiones CO2 de los vehículos a reemplazar, sino también la huella de carbono de la cadena de suministro actual en hasta un 90%.

Además el proyecto industrial de San José es ambientalmente sostenible, con un bajo consumo de agua procedente del excedente de aguas residuales que, una vez tratadas, son vertidas a la cuenca desde la ciudad de Cáceres. Se contemplan además varias medidas de mejora en las canalizaciones de la ciudad, en beneficio del bienestar de los vecinos.

El impacto sobre el paisaje del proyecto es muy limitado, con un hueco minero de dimensiones inferiores a canteras que se encuentran sin rehabilitar en el mismo entorno, previéndose medidas paisajísticas de remediación hasta la finalización de la operación, no se producirán residuos contaminantes, y todos los residuos secos procedentes de la explotación son considerados no peligrosos.

La Unión Europea facilita apoyo financiero e incentivos para retener y fomentar el desarrollo de la región en la que se asientan este tipo de proyectos altamente especializados.

Recientemente, Alemania y Francia han apoyado la creación de fábricas de baterías para vehículos eléctricos con una inversión de 1.000 millones de euros en investigación y puesta en marcha de sus instalaciones.

En Estados Unidos, desde la puesta en marcha de la fábrica de Tesla, los municipios de Washoe y Storey han incrementado sus puestos de trabajo en 34.500 personas de los cuales procedían del propio estado de Nevada un 93%.

Se calcula que la puesta en marcha de este proyecto tendrá un impacto directo de más de 1.000 millones de euros en impuestos generados por su actividad económica para la región de Extremadura.

De aprobarse este proyecto, hay un buen número de empresas interesadas en instalarse en Extremadura, con la consecuente creación de empleo y actividad económica.

Albufera Energy Storage, S.L., por ejemplo, como miembro de la Asociación Empresarial de Pilas Baterías y Almacenamiento Energético (AEPIBAL) tiene gran interés en instalarse en la zona Extremadura, con la consecuente creación de empleo y generación de recursos.