Extremadura cuenta con 4.000 enfermos de Parkinson que reclaman más fondos para su atención e investigación

Extremadura cuenta con 4.000 enfermos de Parkinson que reclaman más fondos para su atención e investigación

Fernández Vara reclama más recursos para la investigación y defiende que quienes más tienen paguen más impuestos para sufragarla

EUROPÀ PRESS

La comunidad autónoma de Extremadura cuenta con alrededor de 4.000 personas enfermas de Parkinson, una enfermedad neurodegenerativa que no tiene cura y que cada vez afecta a más personas, de tal forma que se estima que en 20 años se convertirá en la enfermedad grave más común en España.

Para evitarlo, desde la Asociación Regional de Parkinson de Extremadura han hecho un llamamiento al conjunto de las administraciones públicas para que destinen más recursos a la investigación, pero también para mejorar la atención sociosanitaria de enfermos y familiares.

En concreto, según ha señalado el presidente de la asociación, Lorenzo Rodríguez Carretero, en el acto celebrado en Mérida con motivo de la celebración del Día Mundial del Parkinson, este jueves, 11 de abril, pretenden crear una red asistencial para llegar «a todos los enfermos de la región», con independencia de donde residan.

El acto ha contado con la asistencia del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, así como del consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, la directora gerente del Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia (Sepad), Consolación Serrano, el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, y el presidente de Cocemfe, Jesús Gumiel, entre otros.

Conocer para combatir

El Centro de Atención Sociosanitario para enfermos de parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas afines ha sido el lugar elegido para leer el manifiesto de las asociaciones a nivel nacional, bajo el epígrafe 'Conocer el Parkinson es el primer paso para combatirlo'.

Un manifiesto, que en Mérida ha leído un usuario del centro, Germán Guillén, en el que se incide en el avance de esta enfermedad entre una población cada vez más longeva, y en el que vienen a reclamar una atención a las personas enfermas y a sus familiares los 365 días del año.

En concreto, solicitan una atención sanitaria y social «de calidad» independientemente de donde residan las personas afectadas; así como una apuesta «contundente» para abordar de manera «integral» la enfermedad; también que se invierta en la identificación de profesionales y unidades de referencia en los hospitales de todas las comunidades autónomas.

También solicitan la formación «urgente» de los profesionales atención primaria en el manejo clínico de la enfermedad para evitar los «dilatados periodos de tiempo entre consultas neurología.

Por otra parte, instan a las comunidades autónomas a ordenar y homologar un mapa de recursos sociosanitario de atención al Parkinson que incluya a las asociaciones como un «agente necesario y de referencia» en el tratamiento rehabilitador.

Por último, reclaman la necesidad de promover y apoyar la investigación de la enfermedad ante la que no se puede «cerrar los ojos»: «La enfermedad de Parkinson debe pasar a ser una prioridad dentro de la agenda política e institucional destinando los recursos necesarios para combatirla», señala el texto.

El Parkinson es un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso central de manera crónica, progresiva e invalidante. No tiene cura y es la segunda enfermedad en prevalencia después del Alzheimer y se estima que afecta a más de 160.000 personas en España y 7 millones en todo el mundo.

Es la enfermedad neurológica con mayor índice de crecimiento, de tal forma que se estima que en 2040 se convierta en una pandemia, afectado a alrededor de 12 millones de personas en el mundo, y convirtiéndose en la enfermedad grave más común en España.

Investigar más

En su intervención, el presidente de la Junta ha agradecido a las personas que forman parte de la asociación por salir de la «zona de confort» por los demás. «Gente como vosotros nos hace mejores a todos», ha subrayado.

Fernández Vara ha hecho un llamamiento a todas las personas a ponerse en el lugar de otros que pasan por una «situación complicada», como un primer paso para resolver los problemas.

Asimismo, y en línea con la reivindicación del colectivo, ha señalado que «hacen falta recursos económicos«, y en este sentido ha apuntado que »no está nada mal que paguen más impuestos los que puedan pagar más, porque ello contribuye a poder investigar más, a tener mejores medicamentos y tratamientos«.

Finalmente ha aseverado que la «investigación es algo imprescindible», que permitirá que un día se pueda «saber todo sobre el Parkinson», y entonces se podrán «cambiar muchas cosas y muchas vidas».

Comprensión de la ciudadanía

En declaraciones a los medios de comunicación, el exalcalde de Mérida, Ángel Calle, diagnosticado de Parkinson, ha señalado que esta enfermedad es una «putada», porque «vas notando los síntomas y sabes que no tiene cura».

Calle comparte el lema del manifiesto, en el sentido de que conocer la enfermedad es combatirla, y que es «fundamental» tener la comprensión de la ciudadanía, si bien ha remarcado la necesidad de que las autoridades públicas para que se promueva «mucho más» la investigación y que se destinen más recursos a este fin.

Al respecto, se ha referido a este centro de Mérida, que está «lleno de personas altruistas», así como de trabajadores que «cobran tarde», los que lo hacen, y de pacientes que necesitan un terapeuta que no han tenido durante cierto tiempo.

«Necesitamos recursos económicos y humanos, y comprensión para saber que en unos años esta enfermedad puede ser una pandemia y que tenemos que combatirla como sea», ha concluido.