Extremadura tendrá menos de un millón de habitantes en quince años

Una persona camina en El Carrascalejo, uno de los municipios más pequeños de la región. :: brígido/
Una persona camina en El Carrascalejo, uno de los municipios más pequeños de la región. :: brígido

Las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística sitúan a la región como la tercera comunidad con mayor caída de población

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La frase 'un millón de extremeños' podría pasar a la historia a medio plazo. Extremadura será la tercera comunidad con mayor pérdida de habitantes en los próximos quince años, lo que llevará a la región a bajar del millón de personas en el año 2033. Así lo indica el Instituto Nacional de Estadística (INE) en las proyecciones de población que dio a conocer ayer.

El INE publica cada dos años un estudio sobre proyecciones de población. Partiendo de la población residente y de los últimos datos de los componentes demográficos básicos (mortalidad, fecundidad y migraciones), se establecen hipótesis de futuro teniendo en cuenta que se mantuviera la tendencia actual. De esa forma, como recoge en su nota metodológica, no se trata de «una adivinación del futuro, sino proporcionar una herramienta de apoyo para la toma de decisiones».

Para las comunidades autónomas las proyecciones se hacen para una horquilla de quince años, en este caso de 2018 a 2033. Para Extremadura se produce una coincidencia notable. Al final de ese periodo contaría con 999.797 habitantes. Sería la cifra más baja desde principios del pasado siglo, ya que en 1910 había 991.000 extremeños (el INE sólo recoge cifras por décadas). En la actualidad, según los datos provisionales a 1 de enero de este año, la región pasa de 1.070.000 residentes.

El Ine prevé que los nacimientos decaerán un 12,6% y las defunciones un 1,46%

La pérdida de más de 70.000 habitantes supone una caída del 6,6% en los próximos quince años. Extremadura sería la tercera comunidad con más retroceso en número de residentes sólo por detrás de Castilla y León (8,6%) y Asturias (8,5%) y la cuarta en números absolutos tras estas dos regiones y Galicia (en este caso su población actual es mayor, de ahí que el porcentaje de reducción sea menor).

Más información

Además, Extremadura sería una de las ocho comunidades que pierden población. Además de las tres citadas, las otras cuatro serían Castilla-La Mancha, Cantabria, La Rioja y Aragón, aunque en estos dos casos la bajada es mínima.

La situación de estas regiones contrasta con el crecimiento de población de las nueve restantes: País Vasco, Andalucía, Comunidad Valenciana, Murcia, Navarra, Cataluña, Madrid, Canarias y Baleares. Esta última lidera las previsiones de subida de habitantes con un 22,2% más en quince años. El mayor incremento absoluto se daría en Madrid con 842.000 residentes más.

El impulso de estas regiones, entre las que están las cuatro más pobladas del país, permitirá un crecimiento de población en España. Según el INE, ganaría 2.375.776 habitantes (un 5,1%) hasta superar los 49 millones de personas en 2033. Mientras que el conjunto nacional sube, Extremadura baja.

Analizando los fenómenos demográficos básicos, el INE prevé para este año en la región 8.285 nacimientos. Dentro de quince años su número se reduciría a 7.238, un 12,6% menos.

La caída de la natalidad estará acompañada por un descenso de las defunciones, aunque en menor medida. De 11.597 este año se pasará a 11.428 en 2033, un 1,46% menos. Pero subirá la tasa de mortalidad, que mide los fallecimientos por cada mil habitantes, de 10,86 a 11,4.

Esto implicará un saldo negativo y por tanto una pérdida de población que no se paliará con personas que vengan del exterior. El INE prevé que la inmigración de extranjeros crecerá en los próximos años, pero para 2033 será menor que en la actualidad. Aunque se verá compensado por la llegada de más residentes de otras comunidades autónomas.

En cuanto a las emigraciones, el INE prevé que descenderán tanto al extranjero (de 2.820 este año a 2.425 en 2032, aunque con un crecimiento en los próximos ejercicios) como a otras regiones de España (de 10.656 a 10.298). En conclusión, la pérdida de habitantes se deberá principalmente a la caída de la natalidad, insuficiente para frenar el crecimiento de la mortalidad por el envejecimiento de la población.

Previsiones que se cumplen

Estas proyecciones pueden tener una gran variabilidad, ya que una crisis económica o un desarrollo inesperado pueden variar los componentes demográficos básicos, especialmente nacimientos y migraciones. Pero basta con comparar los estudios anteriores del INE para apreciar que no sólo se están cumpliendo sus previsiones para la región, sino que cada vez son más pesimistas.

En las proyecciones de 2008, entonces a diez años, el INE estimaba para 2018 una población de 1.090.000 extremeños. La realidad es que hay 20.000 menos. Estos estudios ya están desfasados, pero los más recientes van en la misma línea. El informe de 2014, con el 2029 como horizonte, daba para ese año una previsión de 1.052.000 habitantes en la región. El informe actual rebaja esa cifra 1.019.000. Y el de 2016 situaba la población en 1.018.000 residentes en 2031. Ahora cae a 1.009.000.