USO exige acabar con la «precariedad» en el empleo de la seguridad privada

EFE

El sindicato USO ha solicitado hoy en Badajoz la negociación colectiva y contrataciones públicas con cláusulas sociales, entre otras cuestiones, para acabar con la «precariedad» del sector de la seguridad privada, que cuenta con más de 1.700 empleados en la comunidad.

El secretario general de la Federación de Trabajadores de la Seguridad Privada de USO Extremadura, José Luis Méndez, ha explicado a los medios durante una concentración que la principal problemática viene dada por la llegada de empresas 'low cost' o 'piratas' al sector.

La pérdida de salario de distintos empleados por la llegada de estas empresas a las administraciones llega a más del 30 por ciento en la comunidad, ha significado Méndez.

En la concentración se ha solicitado una contratación pública, por parte de todas las administraciones, «socialmente responsable y respetuosa con los derechos de los trabajadores», y que se asegure la inclusión de las cláusulas sociales.

«Los actuales criterios de adjudicación convierten los concursos públicos en subastas, donde el precio más bajo permite la llegada de empresarios oportunistas y sin escrúpulos», ha explicado el sindicato en su manifiesto.

En estos procesos de contratación diversas empresas ajustan el precio al mínimo para tener la mejor oferta, pero a costa de los salarios y derechos de los trabajadores, ha lamentado el secretario general de la Federación de Trabajadores de la Seguridad Privada de USO.

Méndez ha augurado un «otoño caliente» de movilizaciones si no se resuelve esta cuestión, donde también se pide un compromiso de las patronales en favor de la negociación de un convenio colectivo y por la mesa auspiciada por el Gobierno después de que el sector haya «tocado fondo».

Los trabajadores de seguridad privada han mostrado su «hartazgo» ante unas empresas «empeñadas en recortes salariales, pérdidas de derechos sociales y bloqueo de las negociaciones».

Méndez ha recordado que los más de 70.000 trabajadores del sector en el país han«contribuido» a la recuperación de la crisis en España, con salarios «congelados», y por tanto es «el momento de exigir compromisos».

Estas concentraciones se desarrollan hoy en un gran número de comunidades autónomas, y «podrían llegar a una huelga» si las administraciones no resuelven esta situación y los empresarios no están dispuestos a negociar.