Caixabank alerta sobre la pérdida de mano de obra por la caída de población

Diego Vizcaíno, Enric Fernández, Guillermo Fernández Vara e Isabel Moreno, de Caixabank. /CASIMIRO MORENO
Diego Vizcaíno, Enric Fernández, Guillermo Fernández Vara e Isabel Moreno, de Caixabank. / CASIMIRO MORENO

El trabajo elaborado sobre la economía de Extremadura propone incidir en planes de empleo joven y retorno de emigrados

Juan Soriano
JUAN SORIANO

En 2031 habrá en la región más personas mayores de 65 años que jóvenes de menos de 24 años, lo que generará más gasto público y una pérdida alarmante de mano de obra. Es una de las conclusiones de un estudio elaborado por Caixabank Research, que propone planes de empleo joven y de atracción del talento para evitar la disminución de la población activa en el futuro.

El informe 'La economía de la comunidad autónoma de Extremadura: diagnóstico estratégico', que ha sido presentado hoy en Mérida, realiza un completo análisis de la capacidad productiva de la región y plantea líneas para incidir en su crecimiento y ahuyentar sus debilidades.

Diego Vizcaíno, de Analistas financieros internacionales y uno de los autores del estudio, ha destacado en la presentación que no se trata de un informe al uso sobre expectativas de crecimiento, sino un análisis pormenorizado de la economía regional que también contempla aspectos como la evolución demográfica y la estructura territorial.

Para Enric Fernández, economista jefe de Caixabank, el trabajo permite apreciar que «existen los mimbres para dar un salto adelante importante». En su opinión, Extremadura debe incidir en la industria agroalimentaria y la explotación de los recursos naturales mediante el turismo y las energías renovables, todo ello gracias a un entorno favorable para la creación de empresas.

El informe señala que una de las principales amenazas de la región pasa por el reto demográfico. Como indica, las perspectivas están condicionadas por la dinámica natural regresiva (hay más fallecimientos que nacimientos) y el acelerado proceso de envejecimiento. «Ambos factores apuntan a una disminución preocupante de la población activa y a un mayor gasto público social derivado del aumento de la población mayor», añade. Ante las dificultades para fomentar la natalidad, Caixabank propone planes de atracción del talento y de promoción del empleo joven. Asimismo, reclama mejorar la formación para reinsertar en el mercado laboral a los parados de larga duración y mayores de 55 años.

Pero todo pasa por el desarrollo económico. Para ello, el estudio considera clave la mejora de la red logística y de transportes. La puesta en servicio de un tren de altas prestaciones debe servir para impulsar un plan que permita crear un modelo de carácter intermodal y transfronterizo, siguiendo el ejemplo de la plataforma logística de Badajoz y aprovechando la financiación de los fondos europeos y la relación con Portugal.

Junto a esto, Caixabank propone un programa de ayuda a la internacionalización para fomentar las exportaciones y un impulso de la transformación digital para incidir en la innovación.

El estudio identifica como fortalezas de la economía regional las facilidades para el emprendimiento, reconocidas por el Banco Mundial en su informe Doing Business, que sitúa a Extremadura en la quinta posición de la clasificación autonómica en cuando a la facilidad para hacer negocios. En esa línea, sugiere planes de captación de empresas y promoción del emprendimiento, a lo que estima que contribuirá la aprobación de normas como la Ley de grandes instalaciones de ocio y la Ley para una administración más ágil. También propone reforzar la cooperación empresarial, con casos de éxito como el matadero de ibérico proyectado en la región.

Asimismo, plantea incidir en tres aspectos en los que Extremadura ya es una referencia: la producción de energías renovables, la promoción de los espacios naturales y el turismo rural, y la modernización de la industria agroalimentaria para generar valor añadido.

Pero el trabajo también detecta amenazas para Extremadura, como el reto demográfico. De mantenerse la tendencia reciente, en 2031 habrá en la región más personas mayores de 65 años que jóvenes de menos de 24 años, lo que generará más gasto público y una pérdida alarmante de mano de obra. Para combatirla, propone planes de atracción del talento y de promoción del empleo joven. Asimismo, reclama mejorar la formación para reinsertar en el mercado laboral a los parados de larga duración y mayores de 55 años.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha subrayado la importancia de mejorar la red ferroviaria. Pero ha reconocido que contar con nueva infraestructura que permita reducir los tiempos de viaje a Madrid «no soluciona el problema», sino que la región necesita «vías y trenes» que comuniquen con Lisboa. Por ese motivo, ha afirmado que la mejor noticia para la comunidad es la recuperación de los trabajos entre la capital portuguesa y Évora.

El mandatario extremeño ha destacado en su intervención que los inversores buscan estabilidad política, paz social y seguridad jurídica y ciudadana, y que todos estos factores se encuentran en la región.

También ha destacado la apuesta por leyes que faciliten la creación de empresas y el impulso a las energías renovables, con el objetivo de que Extremadura albergue en 2030 el 20% de la producción nacional, lo que supondría «8.000 millones de euros de inversión privada».

Por su parte, Isabel Moreno, directora territorial de Caixabank en Castilla-La Mancha y Extremadura, ha agradecido la colaboración de la Junta en la elaboración del estudio y la implicación de los agentes económicos y sociales que han participado con sus aportaciones.