Una empresa planea construir cinco parques eólicos rechazados en 2007 y 2008

Parque eólico El Merengue, en el término de Plasencia, el único existente ahora en la región. :: hoy/
Parque eólico El Merengue, en el término de Plasencia, el único existente ahora en la región. :: hoy

Se proyectan en el entorno de Montánchez y en Las Hurdes, cuya tramitación administrativa se ha reiniciado ante la Junta

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Cinco proyectos eólicos se registran ante la ventanilla de la Junta. Se plantean en la provincia de Cáceres, en el entorno de Montánchez y Pinofranqueado y la novedad, aparte del propio comienzo de la tramitación administrativa, es que no son nuevos. Son parques que ya se planearon a mitad de la década pasada y fueron rechazados, medioambientalmente hablando, por el Gobierno autonómico en 2007 y en 2008. Sin embargo, varias sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) dijeron en 2011 que esa negativa ambiental no estaba bien argumentada y se les dio la razón a sus recursos. Ahora, la empresa promotora vuelve a intentar recibir el visto bueno a esos molinillos.

Más información

Ante la Consejería de Economía e Infraestructuras (ahora de Transición Ecológica), Instituto de Energías Renovables SL ha registrado cinco proyectos para los que se pide la solicitud de autorización administrativa previa, el estudio de impacto ambiental y la calificación urbanística. Entre todos suman 130 megavatios (MW) de potencia y una inversión próxima a los 120 millones.

Dos se ubican en el término de Montánchez (64 megavatios, 22 aerogeneradores); otro en los de Ibahernando y Robledillo de Trujillo (6 MW, dos molinillos); otro entre este último municipio y Zarza de Montánchez (40 MW, 14 aerogeneradores) y el último en los términos de Pinofranqueado y Robledillo de Gata (7 aerogeneradores, 20 MW).

Dos convocatorias

En Instituto de Energías estaba como socio el grupo empresarial extremeño Cristian Lay, a través de su sociedad de renovables, Alter Enersum. Sin embargo, la empresa fundada por el jerezano Ricardo Leal ha vendido ya su participación y no tiene relación con proyectos eólicos. En la sociedad promotora de los cinco parques mencionados se encuentran ahora varias entidades, entre ellas la consultora Inypsa.

Fue Instituto de Energías quien en 2006, en la última etapa de Juan Carlos Rodríguez Ibarra como presidente extremeño, presentó la solicitud para obtener los permisos para construir aerogeneradores en varias localidad. Era un momento en el que había interés y se presentaron decenas de proyectos en la región. Se rechazaron (hubo dos convocatorias, resueltas en 2007 y 2008) y/o se quedaron, por iniciativa de sus promotores, en el camino.

En el caso de los parques en el entorno de Montánchez (donde hubo una importante movilización ciudadana contraria al proyecto, que recibió más de 1.400 alegaciones) y Pinofranqueado, la Junta emitió informe negativo a sus declaraciones de impacto ambiental.

En el caso específico del de Las Hurdes, se argumentó desde el Ejecutivo extremeño que resultaba «inviable en base a que afectaría negativamente y de forma irreversible a la Red Natura 2000, al considerarse que la actividad solicitada causaría un impacto crítico sobre las áreas de reproducción de especies de aves amenazadas».

La promotora acudió entonces al TSJEx. Tras años de litigio, en junio de 2011, en diferentes sentencias, dijo que esa evaluación ambiental por parte de la Administración extremeña no estaba lo suficiente argumentada. Y que debían ser autorizados.

En septiembre de 2012, el Ejecutivo presidido por José Antonio Monago, en Consejo de Gobierno, autorizó los cinco parques presentados de Instituto de Renovables ejecutando lo decidido por el TSJEx. Tenían hasta tres años para ponerlos en marcha. No los desarrollaron y caducó esa autorización. Por eso han iniciado de nuevo su tramitación.

HOY se puso ayer en contacto con Inypsa, una de las empresas de la sociedad promotora de los proyectos, para contar con su opinión sobre sus planes en Extremadura. No fue posible recabar valoración alguna.