420 personas combatirán el camalote en el Guadiana a partir de octubre

Camalote en el río Guadiana en Mérida / J.M. ROMERO

El plan de choque incluye la contratación de 300 trabajadores para retirar e intentar eliminar la plaga y el trabajo de 120 militares de la UME

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Casi medio centenar de personas para retirar camalote y controlarlo y 3,5 millones de euros para combatir una plaga que afecta a 175 kilómetros de la cuenca del Guadiana y amenaza con llegar a Portugal. El plan de choque para intentar eliminar el jacinto de agua incluye más medios humanos y técnicos (se llegarán a usar 32 embarcaciones) a corto plazo y una colaboración inédita de la unidad de élite del Ejército, la UME, que interviene en situaciones de distinto tipo de emergencia. La presencia del camalote en Extremadura es una emergencia medioambiental y por eso el Gobierno, la administración competente, ha elaborado un plan estratégico contando con la Junta y la Universidad de Extremadura.

«La erradicación total es muy complicada pero sí se puede desarrollar un plan de choque para su limpieza intensiva, su extracción y el posterior control para que no se vuelva a contar con una situación en el río como la actual», relató este viernes la delegada del Gobierno, Yolanda García Seco.

La representante del Ejecutivo de Pedro Sánchez en la región fue una de las participantes de la reunión celebrada en Presidencia de la Junta en la que estuvieron miembros de tres ministerios (Interior, Defensa y Transición Ecológica); de la Universidad extremeña; el teniente general jefe de la Unidad Militar de Emergencia (UME), Miguel Alcañiz; el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, Samuel Moraleda; la consejera de Medio Ambiente y Rural, Begoña García Bernal, y el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara.

Un encuentro para diseñar una estrategia consensuada que limpie de camalote los 175 kilómetros de río afectados (suponen 630 kilómetros de costa), y las 400 hectáreas que ocupa ahora esa planta exótica. Se va a trabajar en 11 tramos, básicamente entre poco después de la desembocadura del Zújar, en el entorno de Medellín, y el tramo urbano de Badajoz próximo a la frontera.

Reunión esta mañana en Mérida
Reunión esta mañana en Mérida / J.M. ROMERO

Cumbre hispano-lusa

El plan de choque se ha establecido en cuatro fases, como continuación de los trabajos que la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) está desarrollando en el río, y las labores se intensificarán a partir del 15 de octubre, cuando se incorporará el dispositivo de la UME.

Los militares empezarán su tarea en el tramo urbano del Guadiana a su paso por Badajoz. Se ha elegido ese punto para evitar que el jacinto de agua llegue a Portugal, sobre todo a la presa de Alqueva. Las labores se repartirán entre la UME y los contratados que la empresa pública Tragsa pone a disposición de la CHG para actuar. Como avanzó García Seco, el presupuesto destinado para ese plan estratégico es de 3,5 millones.

Gracias a esa cantidad se contratarán a 100 trabajadores en la fase de extracción. Además, trabajarán otras 200 personas más y el propio personal de la UME, 120 integrantes.

En cuanto a medios materiales, se emplearán al menos 32 embarcaciones. A ellas se sumarán retroexcavadoras y camiones, más el dispositivo que aporte la Unidad Militar de Emergencias, todavía por definir.

Guillermo Fernández Vara resaltó la colaboración entre administraciones para combatir el camalote. Explicó que, tras la fase intensiva de retirada de camalote, hasta febrero, se aplicará otra de seguimiento y vigilancia para evitar que la plaga vuelva a extenderse.

El presidente extremeño agradeció singularmente el trabajo de la Confederación del Guadiana y la respuesta del Gobierno de Sánchez e incidió en que el «problema medioambiental cada día es más grave». Igualmente admitió que la «internacionalización del problema» (que pudiera extenderse la plaga a Portugal) ha empujado a la Administración a desplegar más recursos.

Fernández Vara concluyó que el efecto dañino del camalote en la cuenca del Guadiana será probablemente uno de los temas que se introduzca en la agenda de debate de la cumbre hispano-lusa que se celebrará el próximo mes de noviembre

Más información

 

Fotos

Vídeos