Educación instalará este año desfibriladores en 225 centros

Desfibrilador instalado en el colegio Las Vaguadas de Badajoz gracias a un proyecto del Ampa y al apoyo de los docentes. :: HOY/
Desfibrilador instalado en el colegio Las Vaguadas de Badajoz gracias a un proyecto del Ampa y al apoyo de los docentes. :: HOY

La Consejería de Educación y Empleo convoca un concurso con una dotación de 315.000 euros y un plazo de ejecución de tres meses

JUAN SORIANO

La Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura inicia los pasos para contar este año con desfibriladores en 225 edificios de la región, dentro de un proyecto junto a las diputaciones provinciales para extender la dotación de estos equipos a todos los centros educativos.

Con ese fin, ha convocado un concurso dotado con 315.000 euros y un plazo de ejecución de tres meses. La previsión es que se adjudique a lo largo del verano, con lo que los equipos podrían estar instalados antes de que termine este año.

El informe que acompaña a esta licitación señala que, teniendo en cuenta la creciente incidencia de accidentes cardiacos en el cómputo total de la tasa de mortalidad, junto a la certidumbre de que disponer de desfibriladores externos en los minutos siguientes al incidente puede salvar muchas vidas, se aconseja dotar de estos aparatos a los centros dependientes de la Consejería de Educación y Empleo.

La medida afecta a los 134 centros de Educación Secundaria, 21 de educación de personas adultas, siete de educación especial, 40 escuelas infantiles, cuatro conservatorios de música, nueve escuelas oficiales de idiomas y diez residencias y escuelas hogar.

El contrato contempla el suministro e instalación de los desfibriladores externos semiautomáticos, así como de la cabina mural donde estarán alojados. También incluye la entrega de un equipo de reanimación cardiopulmonar con mascarilla, guantes desechables, tijeras y rasurador.

Los equipos deberán contar con una batería con capacidad para 200 o más descargas y con un mínimo de tres años de vida en espera desde su puesta en marcha. También dispondrán de parches de electrodos de adultos y pediátricos, autoadhesivos, desechables y con una vida útil mínima de dos años. Asimismo, tendrán que contar con un sistema de autoevaluación con una frecuencia de al menos una vez al día para asegurar su correcto funcionamiento.

Asimismo, se exige que los desfibriladores cuenten con un sistema de llamada automática al 112 dotado con geolocalización y monitorización. Esta instalación contempla que se producirá una llamada de forma automática cuando el aparato se mueva de su ubicación.

Por último, se requiere formación homologada para el uso de desfibriladores con la participación de dos usuarios por centro.

La empresa adjudicataria deberá encargarsede la formación de dos usuarios por cada centro

La empresa adjudicataria realizará en cada centro educativo la instalación y puesta en marcha de los equipos en el plazo máximo de dos meses desde la formalización del contrato. La formación será impartida de forma paralela durante ese periodo en dependencias que habrán de localizarse dentro del área correspondiente a los cuatro lotes en que se divide el concurso: zonas deBadajoz (65 centros), Cáceres (39), Mérida (71) y Plasencia (50). Completada esta fase, la empresa dispondrá de un mes para inscribir los equipos en el Servicio Extremeño de Salud, con lo que terminará el plazo de ejecución de tres meses.

Acuerdo con las diputaciones

Esta medida se pone en marcha después de que la Junta de Extremadura aprobara en marzo un nuevo decreto sobre instalación de desfibriladores en el ámbito no sanitario, una norma que exige la instalación de estos equipos en centros educativos con capacidad igual o superior a 500 alumnos.

La intención es extender estos equipos a todos los centros educativos. Para ello, se planteó un convenio con las diputaciones provinciales para que asuman su instalación en los colegios y la Junta se encargue de institutos y otros edificios.