Yo, tu dios

JORGE MÁRQUEZ

Yo abro y cierro a mi capricho el grifo de tu felicidad. Yo decido si envío o no a tu ángel de la guarda a liberarte de la inmundicia terrenal que te asedia. Yo dispongo si derramo mi gracia sobre ti, si honro tu amanecer con una lluvia benefactora que te ayude a enfrentarte a la vida enérgico y bienhumorado o si, por el contrario, te obligo a seguir soportando la inmundicia del pecado hasta en los más íntimos rincones de tu alma. Yo resuelvo acogerte en el cálido confort de mi seno o dejar que te hieles entre tinieblas. Yo soy tu dios de cada día, el presidente de tu comunidad de vecinos.