Dieciséis pueblos extremeños tienen que pedir policías prestados

Agentes de la Policía Local vigilando en el mercado de Trujillo. :: HOY/
Agentes de la Policía Local vigilando en el mercado de Trujillo. :: HOY

No tienen agentes suficientes y firman convenios con localidades cercanas para que les presten profesionales durante actividades puntuales como las fiestas de verano

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Extremadura no da abasto con sus plantillas de Policía Local. No hay suficientes agentes para prestar todos los servicios que necesitan las poblaciones más pequeñas de la región y el problema se intensifica sobre todo durante los meses de verano. Las vacaciones de estos profesionales, las jubilaciones anticipadas y la concentración de celebraciones son las principales razones para que las localidades estén bajo mínimos. La situación ya es preocupante en 16 municipios que han solicitado colaboración a pueblos cercanos durante este 2019.

Para ello han firmado un convenio con ayuntamientos con el objetivo de que les transfieran policías durante determinados momentos. Esos pueblos han sido Aliseda, Malpartida de Cáceres, Brozas, Trujillo, Coria, Ibahernando, Alcántara y Almaraz en la provincia de Cáceres, y Olivenza, La Coronada, Villanueva del Fresno, Feria, Puebla de la Calzada, Valdelacalzada, Salvatierra de los Barros y Alconchel en la de Badajoz.

Han solicitado policías en 2019 Aliseda, Malpartida de Cáceres, Brozas, Trujillo, Coria, Ibahernando, Alcántara, Almaraz, Olivenza, La Coronada, Villanueva del Fresno, Feria, Puebla de la Calzada, Valdelacalzada, Salvatierra de los Barros y Alconchel

La mayoría de ellos llevan viviendo esta situación varios años. Es el caso de Alconchel, que ya pidió refuerzos en 2017. «Lo hemos solicitado para la Feria del Espárrago en abril, para la de mayo y en las fiestas de agosto. El convenio lo tenemos con los pueblos cercanos donde hay disponibilidad de policías locales como La Albuera y Barcarrota», destaca Óscar Díaz, alcalde de este municipio pacense que tiene una población que no llega a los 1.800 habitantes.

«Esto pone de manifiesto que hay escasez de policías en muchos pueblos de Extremadura», lamenta Óscar. «En nuestro caso el gran problema es la movilidad de los agentes. Una vez que cogen plazas, los policías piden comisiones de servicio a otros municipios mas grandes y los pequeños quedan desabastecidos. Luego ya no se cubre esa plaza», critica el alcalde, que actualmente cuenta con dos agentes y uno de ellos no está en su localidad porque se encuentra en esa situación.

Dice que ante eso lo importante es la colaboración entre municipios de la zona, un aspecto que se rige por la Ley 7/2017, de 1 de agosto, de Coordinación de Policías Locales de Extremadura. En ella se especifica que eso será posible «en los casos de necesidades estacionales, circunstancias especiales o extraordinarias del servicio policial que no requieran un aumento permanente de plantilla».

Entre los municipios que formalicen estos acuerdos debe existir una proximidad geográfica y la suma de sus poblaciones no puede superar los 40.000 habitantes.

Un gran concierto, una prueba deportiva o una fiesta popular son algunos de los actos por los que los ayuntamientos piden colaboración. Estos acuerdos puntuales son aprobados por los plenos de los respectivos consistorios y los deben comunicar a la Consejería de Ordenación del Territorio de la Junta de Extremadura.

«Estamos estudiando la posibilidad de que en algunos pueblos de la región se permita la colaboración de manera permanente», apunta Nieves Villar, directora general de Emergencias, Protección Civil e Interior. Ella también lo reconoce. «Somos conscientes de que las plantillas están ajustadas y se están haciendo esfuerzos para reducir los tiempos de espera ayudando en los procesos de selección de nuevas plazas. Con los policías locales no se pueden contratar interinos y si se hace bolsa de trabajo el problema es quién los paga. Estamos muy atados para actuar y los acuerdos de colaboración son algunas de las soluciones que podemos aportar», explica Villar.

Ella hace referencia a que desde 2017 solo los municipios de más de 5.000 habitantes pueden contar con un cuerpo de Policía Local formado por tres agentes. «Sin embargo hay municipios con menos población que disponen de este servicio porque contaban con él antes», matiza.

Más acuerdos

Respecto al numero de convenios firmados, es decir, los acuerdos que hacen referencia a cada una de las solicitudes registradas por los ayuntamientos pidiendo más policías locales, en 2019 ascienden a 25, siete más que en 2018 y 21 más que en 2017. En dos años la Junta ha aprobado 47 convenios. En ese tiempo dos han sido las localidades que más peticiones han registrado. Se trata de Brozas en la provincia cacereña y de Salvatierra de los Barros en Badajoz.

«Ha coincidido que en este 2019 muchos profesionales se están jubilando anticipadamente y eso está afectando a todos los pueblos. Muchos de ellos están inmersos en procesos selectivos», detalla Nieves, quien también alude a las localidades que suelen tener suficientes policías y capacidad para prestar ayuda a otros municipios.

Eso lo conocen muy bien en Casar de Cáceres, que aunque también han solicitado agentes para momentos puntuales como las Fiestas del Ramo, suelen transferir policías, tal y como confirma el alcalde de esa localidad, Rafael Pacheco.

En su caso empezaron haciendo un convenio general en la Mancomunidad Tajo-Salor para que los profesionales pudieran prestar servicio en diferentes municipios de la zona. «Fuera de la planificación diaria de las funciones asignadas a los agentes en sus respectivos pueblos, los profesionales actúan en otras localidades en sus horas libres y descansos», aclara Pacheco, quien recuerda que en la pasada Fiesta de la Tenca dos de sus policías locales prestaron servicio en Aliseda, población en la que se celebró.

Añade que es el ayuntamiento que solicita el servicio el que se encarga de pagarlo, un aspecto que algunos consistorios no han cumplido y han recibido requerimientos. Es el caso de Plasencia, que en julio de 2019 debía 5.000 euros a policías locales de Coria por trabajar en la Feria de 2018. Fuentes municipales apuntaron a HOY que no sabían cómo hacer frente a ese pago porque, según explicaron, el intendente de la Policía Local no llevó a cabo el procedimiento pertinente para contar con esos refuerzos.