El SES dice que es normal que haya menos camas disponibles en verano

REDACCIÓNCÁCERES.

El sindicato de Enfermería Satse aseguró ayer que el SES (Servicio Extremeño de Salud) «cerrará más de 370 camas este verano en los hospitales de la región», una crítica que según la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales carece de sentido porque se trata de algo que de ser cierto, «entraría dentro de la normalidad más absoluta». Añade que aún no sabe cuántas camas se dejarán de usar, pero que de ser 370, la cifra «sería incluso mejor que la de años anteriores».

Mientras Satse habla de «camas cerradas», la administración alude a «camas bloqueadas o no operativas, que es lo habitual en terminología hospitalaria». Y añade que aunque se hable de ellas habitualmente solo en verano, las hay durante todo el año. En el caso concreto de este verano, Satse pronostica que «los recortes supondrán menos camas, menos servicios y menos enfermeros, enfermeras y fisioterapeutas». El sindicato critica «que el SES utilice todos los años como chivo expiatorio el argumento de que la gente se va de vacaciones», y cree que «seguir afirmando que no se cierran camas sino que se adecúa la oferta asistencial a la demanda, o decir que no están cerradas sino en reserva, es un insulto a la inteligencia».

Por su parte, el SES argumenta que en estas fechas se produce una reducción de la actividad asistencial, por razones como la menor actividad quirúrgica programada, las vacaciones del personal o que bajan los ingresos por patologías infecciosas. Y detalla que de las 3.004 camas que suman los hospitales de la comunidad, el año pasado hubo una media de 409 inoperativas, que subió a entre 520 y 611 si solo se cuentan julio, agosto y septiembre.