Aparecen dos caballos en Cáceres y Moraleja infectados por el virus de Nilo

Investigadores de la UEx toman una muestra de sangre de un caballo/UEX
Investigadores de la UEx toman una muestra de sangre de un caballo / UEX

Las últimas notificaciones oficiales de animales afectados se produjeron en la región en octubre de hace dos años

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Dos caballos, uno muerto ya y otro con vida, son los últimos casos oficiales de animales afectados por el virus del Nilo occidental en Extremadura. No los había en la región desde 2016. Un proyecto de investigación de la Universidad de Extremadura (UEx), con datos del Ministerio de Agricultura, muestra que los dos casos de equinos infectados se han detectados en los términos municipales de Cáceres y Moraleja en octubre pasado.

El estudio de la UEx también habla de tres casos del virus del Nilo en aves silvestres, en dos mochuelos y en un azor, recogidos en los centros de recuperación de la fauna silvestre que hay en Extremadura. La Junta indicó ayer a HOY que no tiene confirmación oficial por parte del Laboratorio Nacional de Algete de estos casos en aves.

En España, en lo que va de 2018 se han declarado oficialmente siete casos en équidos: cuatro en Andalucía, los dos de Extremadura y otro en Cataluña.

Este diario informó el 12 de octubre de 2016 que el virus que se transmite a través de un mosquito había llegado a tres explotaciones de caballos de los términos municipales Plasencia, Jaraicejo y Sierra de Fuentes. En Navalvillar de Pela se detectó un caso en 2015.

El virus del Nilo Occidental ha registrado en los últimos años un «agravamiento» en Europa y puede afectar tanto a seres humanos (si son picados por el mosquito) como animales. En este 2018, 1.463 personas se han visto afectadas y se han producido 170 muertes en Europa. En equinos la situación hasta la fecha es de 267 casos declarados, la mayor parte de ellos en Italia, Hungría y Grecia.

«Visto estos datos se puede decir que la situación en Extremadura es infinitamente mejor que la que están viviendo otros países mediterráneos. Que hayan aparecido dos focos (dos caballos) en este año es una dato sensiblemente inferior a lo que está pasando, por ejemplo, en Italia», indica Eva Frontera Carrión, profesora de la UEx, una de las participantes en el estudio.

Destaca que «solo una de cada 150 personas infectadas con el virus puede desarrollar la forma más grave de la enfermedad», que incluye encefalitis o meningitis con dolor de cabeza. «Ahora es una buena época para evitar el riesgo de infección porque llega el frío», remata Frontera.

Los caballos que tienen el virus del Nilo muestran una sintomatología que puede incluir temblores musculares, desorientación o estado de alteración. Su tasa de mortalidad se sitúa entre el 20 y 30%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos