Descubren a dos inmigrantes en un bus de una expedición trujillana

Agentes con los jóvenes marroquíes. :: HOY/
Agentes con los jóvenes marroquíes. :: HOY

Los 101 viajeros volvían a la región desde Marruecos, tras hacer un circuito de cuatro días

JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Emprendieron el viaje 101 personas y regresaron 103, al menos durante unos kilómetros. Así lo cuenta Paqui Lozano, de Estival Trujillo, la organizadora de la expedición que ha viajado desde la ciudad trujillana a Marruecos en los últimos días. Se debe a que a su regreso a casa, se dieron cuenta de que se habían colado dos jóvenes inmigrantes, junto al motor de uno de los autobuses para llegar a España.

Los hechos ocurrieron el pasado lunes, tras hacer un circuito de cuatro días por el Norte del Rif. Incluía Ceuta, Tánger, Tetuán, Chouen y Asihla. Sobre la una de la mañana, uno de los viajeros trujillanos escuchó, gracias al silencio de la noche, que había al menos dos personas hablando árabe en la parte de abajo del autobús, explica Lozano. Habían pasado ya Algeciras hacía unos 20 kilómetros. Para la sorpresa de los viajeros, estos 'polizones' consiguieron 'burlar' los controles fronterizos. Uno de ellos fue visual y el otro se hizo con perros y pimienta.

Tras comunicarlo a la responsable, llamaron al 112 para dar el aviso a la Guardia Civil. Seguidamente, se apartaron en un área de servicio donde ya esperaban los agentes. En ese momento, con la ayuda del conductor, desalojaron a esos jóvenes y fueron detenidos. Para ello, utilizaron unas esposas. Afirmaron que tenían 16 años y que se habían montado en Tánger. «Pedían agua», explica Lozano. Cree que podrían llevar un día metidos en ese lugar.

Tanto esta responsable como otros viajeros señalan que, durante el viaje, jóvenes se intentaban colar continuamente junto al motor para conseguir llegar a España. De hecho, en el control que se hace en el Ferry para pasar a la Península Ibérica, ya desalojaron a siete del autobús trujillano. Antes, en Ceuta, uno de los autocares se quedó parado, debido a un fallo. «Se debió quizá a que uno de esos chiquillos manipuló algún botón o cable», añade.

Tras este incidente, se retomó el camino. La expedición estuvo formada por personas de Trujillo, Madrigalejo, Villanueva de la Serena, Plasencia y Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos