Descargamaría: Donde se bañaría Gaudí

En primer plano, uno de los muros decorados con mosaicos esmaltados de colores./DAVID PALMA
En primer plano, uno de los muros decorados con mosaicos esmaltados de colores. / DAVID PALMA
Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Puede que no haya en Extremadura una piscina natural más fácil de identificar que la de Descargamaría. Se llama Las Herías y tiene algo que no hay en ninguna otra: una colección de muros decorados con cerámica esmaltada de colores. Son varios y le dan al lugar un aire distintivo que quizás le gustaría a Gaudí.

Se llega al lugar por la carretera CC-7.1, que recorre una parte de la Sierra de Gata y que como otras en esta comarca, va regalando fotografías difíciles de encontrar en otros puntos de la comunidad autónoma. Descargamaría está rodeada de bosques tupidísimos, que de hecho han dado lugar a la creación del primer monte protector de la región, que sin entrar en honduras puede definirse como una figura legal que permite a los propietarios de terrenos asociarse y autorizar a la Junta a que entre en sus parcelas para limpiarlas y realizar otras tareas que frecuentemente tienen como objetivo principal reducir el riesgo de incendios forestales.

En esta esquina del norte extremeño hay bosques con una continuidad de vegetación que apabulla, y que se aparecen en toda su magnitud si uno se tumba en el césped que rodea a la piscina natural de Descargamaría, que se sirve del río Árrago, un cauce que es pieza básica de este cuadro natural y precioso que es la Sierra de Gata.

La piscina tiene unos 50 metros de largo.
La piscina tiene unos 50 metros de largo. / David palma

Puede dejarse el coche junto al puente que está sobre la piscina misma, o si no hay sitio, que es lo más probable, cruzar la carretera y dejarlo en el aparcamiento situado junto al chiringuito, que viene a ser un buen complemento para un día cualquiera de verano en esta piscina natural. Cerca queda el pueblo. Y en los alrededores hay varias fuentes que constituyen uno de sus atractivos turísticos. También un punto de observación de aves, para los aficionados a la ornitología.

El mosaico colorido a base de cerámica le da al lugar su señal diferenciadora y una excusa estupenda para pararse y hacer una foto, pero hay más atractivos. Uno que tiene su tirón es la cascada de la propia piscina natural, que además es lo suficientemente grande como para poder hacerse unos largos nadando.

La zona de baño incluye una cascada(al fondo, al final de la piscina)
La zona de baño incluye una cascada(al fondo, al final de la piscina) / DAVID PALMA

Más información