Las denuncias por venta de alcohol a menores en la región crecen un 50%

Cartel de una multitienda advirtiendo de que no está permitido el consumo de alcohol a menores. :: hoy/
Cartel de una multitienda advirtiendo de que no está permitido el consumo de alcohol a menores. :: hoy

La Inspección de Sanidad inició 44 trámites en Extremadura en 2017 y en 24 casos acabaron en sanción

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Una multa de 30.001 euros por haber servido alcohol a un menor de 18 años. Eso es lo que tendrá pagar el gerente de un bar en La Madrila de Cáceres después de que la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura haya confirmado la multa que le impuso la Consejería de Sanidad y Política Social de la Junta de Extremadura el 11 de julio de 2017. Esa es solo una de las sanciones que la Administración regional puso en 2017.

El año pasado, la Inspección de Sanidad interpuso 44 denuncias por venta de alcohol a menores y en 24 casos se han convertido hasta el momento en sanciones. Desde la Junta de Extremadura apuntan a que «algunas denuncias aún tienen el procedimiento abierto y pueden acabar en multas finalmente».

Son 15 denuncias más que en 2016. En porcentaje, el aumento se traduce en un 51,72%. De ellas, 31 fueron en la provincia de Badajoz y 13 en la de Cáceres.

«Estamos detectando que los mayores de 18 años compran bebidas a menores y les cobran una comisión»

Respecto a las sanciones, también crecieron un 50% si se comparan con 2016, cuando pusieron 16. En 2017, hubo 17 en la provincia pacense y siete en la cacereña.

La Consejería de Sanidad y Políticas Sociales de la Junta de Extremadura destaca que ese aumento tiene como causa principal que «en los últimos años está habiendo una mayor coordinación entre los diferentes servicios». También alude a las campañas de concienciación, prevención y sensibilización puestas en marcha en centros educativos de esta comunidad autónoma.

A las sanciones interpuestas por la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales hay que añadir las llevadas a cabo por las policías locales de los diferentes municipios, ya que tal y como especifica la ley comparten competencias en este asunto con la Administración regional.

Por ejemplo, en Cáceres, según destacan desde su Ayuntamiento, en lo que va de 2018 han procedido a interponer una denuncia a una multitienda por vender alcohol a menores. En Plasencia, una de las últimas que puso la Policía Local fue al titular de una de las casetas instaladas en la ciudad con motivo de las pasadas ferias.

Además, según detalla el intendente jefe de la Policía Local placentina, Enrique Cenalmor, en los últimos años han detectado que los mayores de edad compran alcohol para menores y les cobran una comisión por ello. «Suelen pedirles entre tres y cinco euros. El último caso de este tipo lo detectamos hace menos de un año», afirma Cenalmor.

Nueva ley

Hasta ahora las sanciones interpuestas a dueños de establecimientos por vender alcohol a menores estaban recogidas en la Ley 2/2003, de 13 de marzo, de la convivencia y el ocio de Extremadura. Fue el pasado 8 de mayo cuando se publicó en el DOE la nueva ley de prevención del consumo de bebidas alcohólicas en la infancia y la adolescencia. En esa publicación se añadía que su entrada en vigor sería seis meses después. Eso significa que desde noviembre está poniéndose en práctica.

La aprobó el pleno de la Asamblea con 31 votos a favor, de PSOE y Ciudadanos, y 34 abstenciones, de PP y Podemos. Con ella, según resalta la Junta, «se busca fundamentalmente prevenir el consumo de este tipo de sustancia, cada vez en edades más tempranas, pero también incide en la concienciación y sensibilización de todos los ámbitos de la sociedad, desde el educativo al sanitario y social».

Entre las novedades que incluye la norma destaca la ampliación de horarios en los que se prohíbe la venta de bebidas alcohólicas. Si antes era de 22.00 a 07.00 horas, actualmente se prolonga hasta las 09.00. Además, se regula el acceso de menores a actividades en directo donde se vendan este tipo de bebidas y se sustituyen sanciones monetarias por trabajos en beneficio de la comunidad.

Es precisamente en ese punto, el de las multas, donde se puede observar, un cambio que afecta directamente a la prohibición de cualquier forma de suministro, gratuita o no, de bebidas alcohólicas a lo menores de edad.

Hasta ahora la ley determinaba que esa infracción estaba considerada muy grave, con sanciones de 30.000 a 600.000 euros. Sin embargo, la nueva norma las califica como graves y su multa oscila entre los 601 y los 30.000 euros. Además, pueden suspender de manera temporal la actividad y conllevar el cierre temporal, total o parcial, del establecimiento, centro, local o empresa, por un período de hasta tres años.

Asimismo, la autoridad competente puede acordar como sanción complementaria la prohibición de acceder a cualquier tipo de ayuda pública de la comunidad autónoma de Extremadura por un período de hasta tres años.

Sin embargo, hay otras cuestiones en las que la nueva ley sí se endurece. Es el caso de las sanciones a los adultos que compren alcohol para menores, así como aquellos que los induzcan a beber. Ambos hechos son infracciones graves según detalla la nueva ley.

La que aún no ha salido adelante es la norma que se espera a nivel nacional y que por el momento cuenta con un informe en el que se pide que se sancione a los padres de los menores que beban. El documento también contempla que, en los casos de reincidencia y actitud negligente de los progenitores, se pueda aplicar la normativa de protección de menores.

De este modo, quieren dejar atrás las preocupantes estadísticas. El 80% de los jóvenes ya ha bebido alcohol antes de los 18 años de edad y, en la región extremeña, la media de comienzo para los chicos se sitúa en los 13 y para las chicas en los 14, según recoge el Plan Nacional sobre Drogas.

 

Fotos

Vídeos