El consumo de agua para riego en el Guadiana es un 26% menor de lo esperado

La Confederación señala que la campaña comenzó con los suelos saturados a causa de las últimas lluvias

REDACCIÓN

Mérida. La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) tiene previsto cerrar en los próximos días la campaña de riego con un consumo de 977 hectómetros cúbicos, un 26% menos de los 1.321,3 que había previsto, según los datos analizados por la comisión de desembalse de la cuenca, en la que se ha destacado el «descenso generalizado de los consumos».

Asimismo, se subrayó que se han atendido con normalidad las demandas para las zonas regables, usos industriales y el abastecimiento a las poblaciones «primando, en todo caso, la consecución de la mayor eficiencia y racionalidad en el uso del agua», señala la CHG en una nota de prensa.

Y ello a pesar de que el comienzo del año hidrológico 2017-2018 estuvo marcado por una situación hidrológica muy desfavorable, ya que el volumen almacenado en la zona oriental era de 74,70 hectómetros cúbicos (hm3) y en la occidental de 3.511,76 hectómetros, volúmenes que suponían unos porcentajes de llenado del 18,2% y del 43,5%, respectivamente.

No obstante, las lluvias registradas, fundamentalmente en el mes de marzo con aportaciones a los embalses del orden de los 2.000 hectómetros, permitieron corregir dicha situación.

En concreto la zona oriental pasó de 72,35 hectómetros en el mes de febrero a 212,21 hectómetros en el mes de mayo, suponiendo un incremento de 139,86 hectómetros y llegando a alcanzar el 53,3% de capacidad de volumen de esta zona de la región.

En el caso de la zona occidental la situación pasó de 3.440,72 hectómetros en el mes de febrero a los 5.155,55 hectómetros registrados en el mes de mayo, suponiendo un incremento de 1.714,83 hectómetros y llegando a alcanzar el 63,9% de capacidad de volumen de esta zona.

Durante este episodio de lluvias se hizo un uso intensivo de las infraestructuras de regulación, tanto de presas como de canales, para «recoger la mayor parte posible del recurso para los futuros usos». En lo que respecta a la campaña de riegos, se destacó el descenso generalizado de los consumos al partir de una situación previa con los suelos «totalmente saturados».

La comisión de desembalse es un órgano colegiado de la CHG que tiene como misión tratar cuestiones sobre la explotación ordinaria y extraordinaria de los embalses.