El Consejo Escolar concluye que los deberes siguen interrumpiendo el ocio familiar

Imagen de archivo de la vuelta al cole. /
Imagen de archivo de la vuelta al cole.

Un informe suyo ha sido aprobado por la Permanente y propone volver a enviar las recomendaciones a los centros educativos

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Se ha avanzado fundamentalmente en los centros de Primaria, pero es preciso incidir en especial en los centros de Secundaria. Porque los deberes escolares siguen interrumpiendo el ocio familiar en fines de semana y vacaciones. Es una de las conclusiones que aparecen en el informe aprobado por la Permanente del Consejo Escolar de Extremadura referente al cumplimiento de las recomendaciones sobre deberes escolares que llegaron a los centros educativos hace un año.

Por eso, en el citado informe, que ha sido elaborado por cuatro miembros de la Permanente, se plantea que se vuelvan a enviar las recomendaciones y que se vuelva también a evaluar su seguimiento, reconociendo no obstante el avance experimentado durante el pasado curso, el primero de las recomendaciones. Propuestas, en definitiva, fruto del análisis de los 11.700 cuestionarios 'on line' que realizaron profesores, padres y alumnos de cuarto de Primaria y segundo de Educación Secundaria Obligatoria. Propuestas también que debían plasmarse en los proyectos educativos y que debían servir para potenciar la autonomía y responsabilidad del alumno. De ahí que se recomendaran tiempos de dedicación a los deberes para cada etapa educativa, que las tareas para casa no fueran monótonas y sí motivadoras, que los docentes se coordinaran para ello y que, entre otras cosas, se potenciara la comunicación entre padres y profesores.

Según el informe sobre el seguimiento de las recomendaciones, fruto en este caso de un nuevo cuestionario a los directores de los centros, durante el pasado curso se ha avanzado en aspectos positivos como son que la realización de los deberes influye en la evaluación del alumno, que los estudiantes tienen claro cuál es la finalidad de las tareas para casa, que se perciben como una forma de reforzar el aprendizaje y que se ha fomentado la lectura tanto en clase como en casa.

Sin embargo, también recoge que hay otros aspectos negativos en los que se debe continuar trabajando. Entre ellos, la coordinación de los docentes a la hora de mandar los deberes, el tiempo recomendado para las tareas y su limitación en periodos vacacionales y fines de semanas. «En Secundaria un 27,83% de los docentes no ha limitado los deberes, y un 33,04% en algunos cursos; sin especificar en cuantos, si consideramos que es la mitad, significa que sobre un 45% no ha limitado los deberes», detalla el informe.

Además, otro de los objetivos de las recomendaciones, que era diminuir las clases particulares, «tenemos que en Primaria sobrepasamos el 57% donde no han disminuido las clases particulares, y un 77% en Secundaria». Por eso, se concluye que «con estos resultados los deberes no están favoreciendo la equidad y están agravando la brecha social, resultados contrarios a los que se perseguían».

Las críticas de PIDE

De ahí la conveniencia, según el documento aprobado por la Permanente, de que las recomendaciones regresen a los centros educativos. Una propuesta que rechaza con rotundidad el sindicato PIDE, que ha pedido que se le desvincule de un informe que, desde su punto de vista, «tiene un enfoque sesgado y orientado a sacar conclusiones que no dan los resultados». A modo de ejemplo dice que «cuando la respuesta se acerca al 100%, como en el caso del fomento de la lectura, se dice que hay que ver otras encuestas».

PIDE reclama que «se deje tranquilos a los profesores, que saben bien cómo desarrollar su labor profesional», demanda que no se mantenga «un debate que no existe» y exige que se busquen soluciones «a problemas reales de la educación como la falta de inversión, la actualización de las condiciones laborales del profesorado, la alta tasa de abandono escolar, etcétera».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos