La Comisión del Juego alerta sobre el riesgo de las apuestas en móviles

Reunión de la Comisión de Juego ayer en Mérida. :: brígido/
Reunión de la Comisión de Juego ayer en Mérida. :: brígido

El órgano consultivo abordó ayer la nueva regulación que plantea la Junta para los locales que se instalen en la región

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El gran peligro para las conductas adictivas en materia de juego no está en los establecimientos, ampliamente regulados por la ley, sino en el acceso que permiten las nuevas tecnologías a través de Internet. Así se puso de manifiesto ayer en la reunión de la Comisión del Juego, el órgano consultivo, de estudio y asesoramiento de las actividades relacionadas con el sector en la región.

La Comisión del Juego estudió ayer el decreto-ley aprobado por la Junta de Extremadura en materia de juego responsable, que plantea entre otras cuestiones que las casas de apuestas deberán contar con dispositivos de control de acceso y que las nuevas que abran no podrán estar a menos de 300 metros de centros educativos.

La vicepresidenta y consejera de Hacienda de la Junta de Extremadura, Pilar Blanco-Morales, señaló al término de la reunión que una de las cuestiones que plantean las asociaciones del sector es que las conductas patológicas asociadas con el juego están proliferando a través de Internet y los dispositivos móviles, a los que tienen acceso los menores.

De esa forma, los locales en cuestión no son el principal elemento de riesgo para las conductas adictivas, ya que la mayor parte de las apuestas deportivas se realiza desde teléfonos móviles. «Al final es una tarea que corresponde a sus padres y tutores», apuntó Blanco-Morales, quien se puso a disposición de las familias para ayudar en la forma de abordar estos problemas.

Desarrollo de la ley

La consejera de Hacienda señaló que se ha emplazado a las asociaciones del sector a celebrar una nueva reunión cuando el decreto-ley sea convalidado por la Asamblea de Extremadura (o aprobado como proyecto de ley si algún grupo lo solicita) para estudiar el desarrollo reglamentario de la norma y su aplicación práctica en la región.

Asimismo, expuso que se acordó incidir en la formación de la Policía Local y en las labores de prevención y responsabilidad ante el juego.

Blanco-Morales apuntó que la decisión de exigir una distancia mínima para las casas de apuestas respecto a otros locales del mismo sector y centros educativos es una medida más de un decreto-ley que pretende incidir en el juego responsable y la defensa de colectivos vulnerables.

En ese sentido, destacó que con la nueva norma la apertura de locales destinados a la participación en juegos a través de canales informáticos y telemáticos, que son competencia del Estado, deberá contar con autorización administrativa previa de la Junta.

Más