Dos comarcas enfrentadas por una autovía

Alcaldes de la plataforma N-430, en Gargáligas. :: s. g./
Alcaldes de la plataforma N-430, en Gargáligas. :: s. g.

La Siberia y La Serena vuelven a chocar por el trazado de la A-43 | Los defensores del sur se han reactivado después de ver cómo los del norte han retomado las movilizaciones

Luis Expósito
LUIS EXPÓSITOBadajoz

Diego del Pozo es el presidente de los empresarios de La Serena. El pasado miércoles, HOY publicó una carta suya a la directora en la que daba a entrever su convencimiento e indignación porque la futura autovía A-43 seguirá la llamada opción norte, desdoblando la actual N-430 a través de La Siberia extremeña.

Sin embargo, en enero de este año, los alcaldes de las localidades manchegas de Puertollano y Almadén aseguraron que en realidad sería la opción sur la elegida, la que pasa por La Serena. Así lo afirmaron después de que su presidente regional, Emiliano García-Page, se reuniera con el ministro de Fomento.

Pero lo cierto es que oficialmente el Gobierno no se ha decantado por ninguna de las dos alternativas. De hecho, es que ni siquiera ha dado indicios de que vaya a construir la esperada autovía.

Es la historia interminable, dos comarcas se enfrentan de manera periódica por una quimera, puesto que no hay noticias de que la A-43 vaya a existir, al menos en el corto plazo.

Los últimos meses han visto cómo se ha incrementado el número de accidentes en la N-430, que comunica la A-5 con Ciudad Real a través de Herrera del Duque. Esta circunstancia ha provocado una reactivación de la actividad de los municipios por los que pasa la carretera. Se quejan de que la vía tiene mucho tráfico, especialmente de camiones y tractores, y también de que tiene muchos cruces que la hacen más peligrosa. Ante esto, piden que sea desdoblada en autovía, con lo que se completaría la A-43, que arranca en Valencia y acaba en Ciudad Real. Solo resta por hacer el tramo extremeño.

Como un efecto reflejo, la reanimación de los pueblos del norte trajo consigo la de las localidades del sur. En la Serena piden que la futura A-43 no discurra por la N-430, sino por Quintana, Castuera y Cabeza del Buey. Su apuesta es que llegue a Puertollano, que ya está comunicada con Ciudad Real a través de autovía, la A-41.

Su principal argumento es que serviría para articular y mejorar las condiciones de vida y económicas de una zona que actualmente sufre una fuerte despoblación y además carece de industrias.

Cambios de opinión

Visto con perspectiva, lo cierto es que el Gobierno ha ido cambiando de opinión con el paso del tiempo, o al menos ha dicho a cada plataforma lo que quería oír en las reuniones que han mantenido. Solo así se entiende que haya habido tantos vaivenes respecto a la opción elegida.

Saturnino Alcázar, alcalde de Herrera del Duque y uno de los miembros más activos de la plataforma norte, repite con frecuencia que la A-43 apareció por primera vez en los Presupuestos Generales del Estado de hace quince años, con Zapatero en el Gobierno. Sin embargo, lo cierto es que en realidad esta infraestructura figuraba ya en las cuentas de 1997, con 6.000 euros consignados para los estudios previos. En 2008 había 96.000 euros. Los Presupuestos para este año que tumbó el Congreso reservaban 991.000 euros.

Representantes de la opción sur, el martes en Castuera
Representantes de la opción sur, el martes en Castuera / HOY

Lo que ha ocurrido desde entonces es una historia de vaivenes. Después de muchas tensiones, en 2003 ya había estudio informativo y de impacto ambiental. Con matices, la opción norte era la escogida.

Pero las movilizaciones sociales obligaron a congelar el proyecto. En 2004 ganó el PSOE, y Rodríguez Zapatero llegó al poder con un nuevo plan de infraestructuras. A pesar de que la ministra Magdalena Álvarez dijo lo contrario unos meses antes, el itinerario elegido era básicamente el del sur.

Como ya publicó HOY entonces, fue necesario rehacer todos los estudios técnicos. Ahora se incluía una tercera posibilidad, la bautizada como centro. Era una variación de la sur donde se rodeaba Don Benito y Villanueva por el norte para evitar una zona especial de protección de aves. En los mentideros políticos se dijo que era fruto de un acuerdo entre Zapatero y el entonces presidente castellano-manchego, José María Barreda, para revitalizar económicamente el sur de la provincia de Ciudad Real.

Sin embargo, en octubre de 2008, Fomento frenó la tramitación del proyecto porque tenía que actualizarlo. No se había tenido en cuenta el alto valor ecológico del río Fresnedilla, que transcurre por el término de Almodóvar del Campo. Durante seis meses el expediente permanece desaparecido, y en abril de 2009 vuelve a Medio Ambiente, aunque curiosamente sin ninguna modificación.

En ese momento se le pierde la pista a la documentación, que ya por aquel entonces suponía dos grandes cajones repletos de una veintena de voluminosos tomos. Hasta julio de 2015, cuando sale a exposición pública la variante de la A-43 a su paso por Puertollano. Es decir, se seguía apostando por la opción sur.

Pero en diciembre de ese año, el Gobierno le asegura al Partido Iberista que durante 2016 se iba a elaborar otro estudio volviendo al norte. Pero de ese proyecto no se supo nada.

El último gran posicionamiento ha tenido lugar esta misma semana. Por unanimidad todos los partidos de la Asamblea han apoyado la opción norte.