Ciudadanos Extremadura muestra su preocupación por la pérdida de población activa

María Victoria Domínguez:/HOY
María Victoria Domínguez: / HOY

EUROPA PRESS

La portavoz de la Agrupación Ciudadanos en la Asamblea de Extremadura, Victoria Domínguez, ha mostrado este jueves su preocupación por que la región registre una tasa de paro del 25 por ciento, y «siga perdiendo población activa».

Y es que, según señala, 6.200 de los jóvenes extremeños «más cualificados han tenido que dejar Extremadura para buscarse un futuro en otra parte», ha señalado Victoria Domínguez en relación a las cifras de la Encuesta de Población Activa conocidas este jueves, que señalan que el paro ha bajado en Extremadura en 17.500 personas en 2017, lo que supone un 12,3 por ciento menos que en 2016, hasta situarse en los 123.900 desempleados.

Más información

Además, Domínguez también ha lamentado el aumento de 2.400 parados en el último trimestre, aunque «el saldo anual ofrezca un resultado positivo», según informa Ciudadanos en nota de prensa.

Esto significa que «el paro subió casi el 2 por ciento en el último trimestre de 2017 y que tenemos una tasa del 25 por ciento», mientras que la media de la tasa de paro en España se sitúa en el 16 por ciento, con lo que «la brecha laboral se mantiene y agrava, especialmente, en el caso de la mujer, que supera el 30% de paro».

Así, Domínguez ha considerado que «no son datos, en absoluto, para estar satisfechos», porque en el caso de los nuevos empleos creados «son en, su gran mayoría, contratos temporales, por lo que van ligados a la precariedad».

Por ello, la portavoz parlamentaria de Ciudadanos ha reclamado un «giro urgente en las políticas de empleo y la activación de planes que contribuyan a crear empleo estable, combatan la pérdida de población activa y la brecha de género y la laboral» existente entre Extremadura y el resto de comunidades autónomas.

Finalmente, ha reclamado a la Junta de Extremadura que «ejecute cuanto antes los presupuestos que se acaban de aprobar», ya que a su juicio, «demorarlo sería tanto como aplazar la puesta en marcha planes e inversiones y reactivar la economía, algo que es inaplazable».